Información sobre vivienda y economía

Majadahonda atasca la obra nueva: la burocracia y el desbloqueo urbanístico de Pozuelo condenan al municipio

Acumula hasta 21 meses de retraso en la concesión de licencias de obra y de primera ocupación

Ayuntamiento de Majadahonda. / Flickr/Creative commons
Ayuntamiento de Majadahonda. / Flickr/Creative commons

La situación de las promotoras en Majadahonda no mejora. El tiempo medio para conseguir la licencia de obra y la de primera ocupación en este municipio se sitúa en 21 meses, según datos de Asprima. Por su parte, Boadilla del Monte -localidad ‘vecina’- consigue desatascar esta burocracia en cuatro o cinco meses, según las cifras de esta asociación que defiende los intereses de las empresas promotoras. Además, el desbloqueo urbanístico de Pozuelo de Alarcón complica aún más la situación de este municipio. “En cinco años toda la oferta se trasladará a Pozuelo tras la aprobación de ‘Arpo’”, explica a idealista/news Pablo Cereijo Ponce de León, exconcejal de Urbanismo de Boadilla del Monte y especialista en esta materia.

¿Qué ocurre con la obra nueva en Majadahonda, uno de los municipios con mayor renta per cápita de España? Las promotoras se atascan una y otra vez en un municipio que acumula multitud de retrasos en trámites burocráticos que dificultan y atrasan la construcción de nuevas viviendas. Pero ¿quién es el culpable de esta situación? Las compañías señalan al consistorio, la asociación que les defiende (Asprima) también acusa a la Administración Pública y algunos expertos como Cereijo Ponce de León reparte las culpas. Responsabilidades a un lado, la realidad es que Majadahonda cuenta con sólo cinco promociones nuevas, mientras que Boadilla del Monte tiene 37 en el mercado de obra nueva, según datos de idealista. Un escenario que muestra el devenir urbanístico de ambas localidades.

Ha transcurrido más de medio año desde las últimas elecciones municipales y nada ha pasado en Majadahonda. Los promotores esperaban una variación en la política urbanística de este municipio, pero de momento nada ha cambiado, ni siquiera el concejal encargado de esta área: Ricardo Riquelme. La localidad continúa siendo la ciudad madrileña -con una población de más de 50.000 habitantes- que más tarda en otorgar una licencia de obra. En concreto, 16 meses a los que hay que sumar otros cinco que es lo que se demora de media el consistorio en tramitar la licencia de primera ocupación, según datos de Asprima. En este sentido, la asociación explica que levantar una promoción suele conllevar entre 15 y 18 meses y que es muy importante que la Administración Pública se ajuste a estos tiempos.

“Toda esta situación redunda en la actividad del municipio -y en los impuestos recaudados- comparado con otros más ágiles como Boadilla del Monte que desatasca estas situaciones en cuatro o cinco meses”, afirma a idealista/news Jaime Fernández, gerente de Asprima. “La diferencia de casi un año en las tramitaciones es un factor a valorar a la hora de invertir en Majadahonda”, continúa Fernández.

Aedas espera la licencia tras más de un año de espera

Sin embargo, todavía existen promotoras que apuestan por este municipio. Una de ellas es Aedas que desde hace más de un año espera la aprobación definitiva de su promoción ‘Qian’. De hecho, en febrero de 2019, el culebrón que ya acumulaba 18 meses de análisis del proyecto parecía quedar desbloqueado, pero según ha podido saber este medio la promotora que encabeza David Martínez todavía espera la licencia. La promoción se ubica en una de las parcelas más mediáticas de España: la RN-1 que cuenta con 52 hectáreas de terreno y que fue objeto de disputa en los casos de corrupción de ‘Gürtel’ y ‘Púnica’, según informa ‘Diario Sur’.

La promoción cuenta con la colaboración del estudio de arquitectura Lamela y sus viviendas estarán disponibles a partir de 470.000 euros, aunque está supeditado al visto bueno definitivo del Ayuntamiento de Majadahonda. Desde Aedas esperan noticias al respecto en las próximas semanas.

La que sí ha conseguido salvar la espera burocrática es Afar 4, una compañía que sí ha sido capaz de levantar viviendas en el nuevo desarrollo urbanístico ‘Los Satélites’. Esta promotora, muy vinculada a la actividad de Majadahonda, ha conseguido hasta cuatro nuevas promociones (Acuario, Electra, Escorpio y Pléyades) en una zona que acumula varias quejas vecinales por la ausencia de servicios dotacionales y por la acumulación de escombros y suciedad en algunas parcelas cercanas a las obras.

La culpa no es sólo del sector público

En medio de esta ‘guerra’ entre promotoras y Administración emerge una voz que podría ser muy crítica con la gestión urbanística de Majadahonda por su pasado en el consistorio de Boadilla del Monte, pero que sin embargo decide repartir las culpas entre el sector púbico y el privado. Se trata de Pablo Cereijo Ponce de León, exconcejal de Urbanismo de Boadilla del Monte, que explica a idealista/news su visión sobre lo que ocurre en la quinta localidad más rica de España (según la renta per cápita por habitante -18.624 euros- calculada por el INE).

“Es cierto que existen deficiencias en el Ayuntamiento de Majadahonda a la hora de tramitar licencias de obra y de primera ocupación, pero no es el único responsable de esta situación”, afirma el exedil. En este sentido, Cereijo apunta a la falta de previsión y seguimiento de los trámites burocráticos por parte de las grandes promotoras como otros de los factores que han paralizado la obra nueva en esta localidad.

“Las promotoras tiene que sembrar antes de recoger el trigo y por eso deben invertir en suelos en desarrollo para luego poder levantar viviendas. Y para ello han de estar encima de este tipo de tramitaciones. Lo que no vale es solicitar y preguntar dentro de nueve meses: ‘Qué hay de lo mío?’. Hay que estar encima de estos asuntos cada día”, explica el también experto en urbanismo.

La Ley de la oferta y la demanda

Precisamente, la ausencia de suelo consolidado es la principal razón para que las promotoras hayan trasladado sus proyectos desde Majadahonda a Boadilla del Monte, según narra el exconcejal. “La cuestión es simple y sólo guarda relación con la ley de la oferta y la demanda. En Boadilla se produjo un desbloqueo urbanístico en el año 2007 que dio paso a un proceso de urbanización de hasta siete nuevos desarrollos repartidos en un espacio tiempo de cuatro años. En 2011, el municipio pasó a tener un gran número de m2 de suelo finalista y urbanizado. Por este motivo, la inversión se ha dirigido a esta zona”, afirma Cereijo.

Desarrollo 'Arpo'. / Ayuntamiento Pozuelo Alarcón .
Desarrollo 'Arpo'. / Ayuntamiento Pozuelo Alarcón .

Esta misma situación es la que el experto en urbanismo cree que se va a repetir en el próximo lustro, pero en otra localidad cercana y también con grandes retrasos en la concesión de licencias de obras. “Dentro de cinco añoaños toda la oferta de esta zona se centrará en Pozuelo de Alarcón. El desbloqueo de ‘Arpo’ va a propiciar este movimiento de inversión al municipio”, asevera Cereijo. Por entonces, Majadahonda volverá a estar a la sombra de otro de sus ‘vecinos’ si nada cambia.