Información sobre vivienda y economía

Bankinter: “La decisión de comprar casa se pospondrá, desaparecerá demanda y caerá el crédito hipotecario”

Gtres
Gtres

Continúa la batería de previsiones de los expertos sobre cómo va a afectar la crisis del coronavirus a la economía, el empleo y el sector inmobiliario.

Uno de los últimos informes llega de la mano del equipo de análisis de Bankinter, que ha actualizado su estrategia de inversión de cara a este nuevo trimestre. En líneas generales, la entidad habla de un shock económico sin precedentes, aunque confía en una rápida recuperación y que, tras entrar en recesión este año, la economía vuelva a crecer em 2021. Así, en línea con el consenso, prevé una recuperación en forma de V.

Sin embargo, cree que la mejoría en el sector inmobiliario será mucho más progresiva que en el caso del PIB. En concreto, recalca que el ladrillo “se ve directamente afectado por el Covid-19”, por lo que estima que “las transacciones inmobiliarias se frenen por completo mientras estén vigentes las actuales medidas de contención”.

De hecho, actualmente solo se pueden firmar ante notario las operaciones catalogadas como urgentes, mientras que hoy en día no es posible formalizar la compraventa de una vivienda de forma completamente telemática.

Una vez que el Gobierno levante el estado de alarma (de momento se mantiene hasta el 11 de abril), “la actividad debería recuperar, aunque de forma muy progresiva”, recalca el informe.

En líneas generales, Bankinter estima que las decisiones de compra de vivienda se pospondrán entre seis y 12 meses (con el calendario actual, hablaríamos como mínimo de octubre), y que parte de la demanda de vivienda desaparezca. Unas cifras que coinciden con las presentadas por Sociedad de Tasación, que retrasa hasta finales de año la vuelta a la normalidad en el mercado residencial.

En lo que se refiere al precio de la vivienda, y a pesar de que hay estimaciones de que puede caer en torno al 10%, la entidad simplemente recalca que “es previsible que afecte negativamente, aunque la profundidad del impacto dependerá de lo que se extiendan las medidas de contención y del coste en términos de empleo”. Sus primeros cálculos sitúan la tasa de paro supere este año el 16% (frente al 13,8% registrado en 2019 y al 13,2% que estimaba para el ejercicio en curso antes de la pandemia).

Por último, también estima más números rojos en el volumen de crédito hipotecario, que no termina de remontar el vuelo. A pesar de que ya contemplaba una caída para 2020 y 2021, su nueva previsión profundiza los descensos.

A finales del año pasado estimaba una caída de la cartera hipotecaria acumulada del 1,3% este año y del 1,2% el próximo, mientras que su pronóstico actual es del -1,9% y del -1,7%, respectivamente. Son los mayores recortes desde 2017.

Pero, a pesar de todo, y como decíamos unas líneas más arriba, la entidad lanza un mensaje de esperanza y asegura que España está más preparada para hacer frente a la crisis del coronavirus que cuando estalló la económica y financiera hace más de una década.

“La naturaleza de esta crisis nada tiene que ver con la crisis que sufrimos en 2008. Además, en esta ocasión, ha quedado patente el enorme esfuerzo y la disposición a actuar tanto de Gobiernos como de Bancos Centrales a nivel global, que harán todo lo que está en su mano para conseguir una pronta recuperación económica. Además, España, en los últimos años ha crecido muy por encima de los países de su entorno, ha mejorado en términos de empleo, ha saneado sus empresas y ha conseguido reducir su elevado déficit comercial, lo que nos permite enfrentar esta nueva etapa con más fortaleza que en la crisis previa”, concluye Bankinter.