Información sobre vivienda y economía

Seis consejos prácticos para comprar una vivienda en plena desescalada de la crisis del coronavirus

Pixabay
Pixabay
Autor: Redacción

La crisis del coronavirus no ha frenado la demanda de compra de vivienda. Según los datos del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) correspondientes al mes de abril, un 9% de los españoles está pensando en cambiar de vivienda, en línea con la cifra que se registraba a principios de año.

Y es que muchas familias se han dado cuenta durante la cuarentena que su hogar actual no se ajusta a sus necesidades, sobre todo en el caso de jóvenes y de residentes en grandes núcleos urbanos. En este escenario, y ante las oportunidades inmobiliarias que podrían aparecer en los próximos meses por la previsible caída de los precios y de la necesidad de venta por parte de muchos propietarios, el 'servicer' inmobiliario Solvia ha resumido en un estudio algunos consejos prácticos para comprar una vivienda en plena desescalada y con la vista puesta en las medidas de seguridad para evitar contagios de coronavirus.

Entre las recomendaciones destaca cómo calcular el presupuesto disponible, las claves para elegir un inmueble o los factores a los que hay que prestar atención a la hora de visitar una vivienda. Recordemos que las inmobiliarias ya pueden programar visitas con potenciales compradores o inquilinos, incluso en las regiones que se encuentran en la fase 0, siempre y cuando el inmueble esté deshabitado y se sigan las normas de seguridad.

Resumimos los consejos de Solvia para quienes estén pensando en buscar un nuevo hogar:

1. Ahorros y financiación, claves del presupuesto

 Lo primero que debemos tener claro antes de comprar es saber qué presupuesto tenemos. ¿Y cómo se calcula? Teniendo en cuenta los ahorros y la financiación aproximada que podríamos conseguir.

Normalmente los bancos están dispuestos a conceder hipotecas de un importe cercano al 80% del precio de compra del inmueble o del valor de tasación, por lo que necesitaremos unos ahorros cercanos al 20% para dar la entrada de la vivienda y tener otro 10%-13% adicional para cubrir los gastos de la operación. [Consulta aquí los gastos]. No obstante, algunas entidades están dispuestas a prestar un importe superior, siempre y cuando el cliente cumpla una serie de condiciones, como tener un empleo estable.

Solvia asegura que, en lo que se refiere a la hipoteca, el potencial comprador “no sabrá a ciencia cierta cuánta financiación puede conseguir y en qué condiciones hasta no tener una vivienda identificada, aunque sí es posible tener un marco de referencia sobre el que operar”. Un cálculo rápido que propone la compañía es multiplicar por cuatro los ingresos brutos anuales familiares para tener una cifra aproximada.

2. Encontrar una buena hipoteca

Una buena manera de conocer cómo está el mercado es consultar la web de las principales entidades o utilizar comparadores online de préstamos para la compra de una vivienda. La parte positiva, según Solvia, es que no es necesario acudir a una sucursal bancaria a entregar la documentación, sino que se puede enviar una solicitud online para saber si la entidad concedería la hipoteca, y que con el sector financiero está ofreciendo unas condiciones muy ventajosas gracias a que los tipos de interés en mínimos históricos y necesitan conceder préstamos para mantener su margen de negocio.

Por ejemplo, en el comparador de idealista/hipotecas podemos encontrar ofertas a tipo variable a un 0,8%+ euríbor, mientras que existen préstamos fijos a un interés del 1,5%, con condiciones. La diferencia estará en las bonificaciones para bajar el interés (por ejemplo, domiciliar la nómina, contratar el seguro de hogar...) y en las comisiones que establezca cada banco (por abrir el préstamo, por amortización anticipada, ya sea parcial o total...)

3. Analizar la situación económica personal

El estudio de Solvia recomienda hacerse esta pregunta: “¿puedo permitirme comprar?”. Según la compañía, la clave es tener en cuenta la estabilidad laboral particular a corto y medio plazo.

Analizar los factores externos relacionados con el mercado es importante, pero la clave para saber si es buen momento para comprar es examinar el contexto económico particular. Nos encontramos en un momento de incertidumbre en el que los expedientes temporales de regulación de empleo (ERTE) o las reducciones de jornada (y de sueldo) están a la orden del día. Por ello, habrá que ser previsores y valorar la estabilidad de la situación laboral personal para los próximos meses”, asegura.

4. Determinar cómo es la vivienda ideal

El estudio asegura que hay que valorar las nuevas necesidades habitacionales que ha traído el confinamiento e insiste en que si algo ha demostrado esta situaciónes que hay muchas necesidades que antes estaban en un segundo plano -por detrás de características como los m2, la altura, ubicación en zonas céntricas o contar con piscina comunitaria-, y que ahora han subido enteros: espacios abiertos, zonas exteriores como terraza o balcones, luz natural, eficiencia energética, materiales de construcción libres de tóxicos… Además, durante esta parte del proceso, y gracias a las oportunidades que trae el teletrabajo, también conviene ampliar el abanico de búsqueda a las zonas periféricas, donde es posible dar con todas estas características a un precio más asequible”, señala.

5. Cómo encontrar la vivienda adecuada

Una vez hecho el examen sobre las necesidades de la familia y el presupuesto aproximado con el que contamos, llega el momento de rastrear en el mercado y de utilizar alternativas online antes de concertar una visita.

Para evitar desplazamientos innecesarios y exponerse lo menos posible al virus, conviene aprovecharse de las herramientas online que han creado tendencia durante las semanas de confinamiento (planos 3D de las viviendas, virtual tours, vídeos y fotos en buena calidad…) y asegurarse de que aquellos inmuebles que se ajustan al rango de precios marcado también cumplen con los estándares habitacionales y de calidad establecidos desde un principio”, asegura Solvia.

Además, recomienda evaluar previamente el barrio donde se ubican las viviendas seleccionadas y tomar buena nota de aspectos como: disponibilidad de centros sanitarios, colegios, comercios, supermercados, restaurantes, parques, transporte público, tráfico… Para ello se puede optar por consultar herramientas online que analizan todos esos servicios extra (el coste aproximado es de 20 euros por un informe completo).

6. Consejos para las visitas

Tras localizar varias viviendas que encajan con nuestras necesidades y presupuesto, llega el momento de cerrar las visitas. En términos generales, “si el inmueble resulta de interés para su adquisición, convendría obtener la nota simple de la vivienda, un certificado por parte de la comunidad que acredite que el vendedor está al corriente de pago, el estado de cargas del inmueble, los últimos recibos de agua, luz, gas…, o el certificado de eficiencia energética. Todos ellos pueden conseguirse de forma online”, recalca Solvia.

Además, y para evitar riesgos de contagio, el estudio insiste en la necesidad de “respetar las medidas de higiene y aprovechar al máximo cada visita para evitar desplazamientos futuros, aunque suele ser necesario visitar numerosos inmuebles antes de descantarse por el definitivo”. Por este motivo, concluye, “será fundamental ser cuidadosos con las medidas de seguridad impuestas y aprovechar al máximo cada visita, fijándose bien en determinados aspectos: orientación, aislamiento, posibles humedades, estado de conservación, instalaciones, consumo energético o antigüedad”,