Información sobre vivienda y economía

El impago del alquiler se dispara al 15% por el covid-19, según Asval

Imagen de una promoción de viviendas en construcción / Gtres
Imagen de una promoción de viviendas en construcción / Gtres
Autor: Redacción

Asval, asociación que defiende los derechos de los propietarios de viviendas en régimen de alquiler, afirma que la morosidad en este mercado se ha triplicado desde que se decretó el estado de alarma por el coronavirus. En concreto, el nivel de impagos ha alcanzado el 15%, cuando hace dos meses no superaba el 5%. El organismo dirigido por Beatriz Toribio advierte de que la situación podría empeorar a corto plazo si el Gobierno no toma medidas para evitarlo, según recoge El Economista.

La asociación reclama un mayor apoyo por parte del Ejecutivo Central, porque cree que hasta el momento las ayudas ofrecidas a través de créditos ICO no son efectivas. Asval considera que la gran mayoría de inquilinos han decidido no solicitar estos créditos porque rechazan la idea de endeudarse a corto plazo en un contexto de incertidumbre laboral.

Por este motivo, Asval prefiere optar por otras opciones para frenar el aumento de la morosidad. Toribio cree que sería adecuado destinar 750 millones de euros a ayudas directas a los inquilinos para el pago de la renta del arrendamiento. Una cantidad que debería de salir del marco de negociación de los fondos europeos, según reclama la asociación

Esta cifra supondría ayudar de manera directa a un total de 350.000 familias ahogadas en estos momentos de crisis por el pago de su alquiler. De hecho, Asval explica que estos hogares dedican el 48% de sus ingresos al arrendamiento de sus casas, según un estudio realizado por la propia asociación. Esta ayuda permitiría descender esta tasa de esfuerzo hasta el 30%, según los datos de este mismo informe.

La directora general de Asval advierte que la situación podría complicarse en los próximos meses si el Gobierno no cambia su estrategia para atajar este problema. En este sentido recuerda que ya son más de 1,2 millones de familias las que destinan más del 40% de su salario al pago del alquiler – un 37% más que antes de la aparición del covid-19-.

Para la asociación es importante cambiar el rumbo de estas ayudas para no aumentar el endeudamiento de muchas familias afectadas por la pérdida de empleo o de reducciones de jornadas producidas durante el confinamiento de la población. Por este motivo rechazan los créditos ICO y prefieren optar por ayudas directas al inquilino, que no sólo reducen el endeudamiento, sino que también supondría un descenso de la litigiosidad y de la inseguridad jurídica que sufre el propietario de la vivienda al soportar la morosidad de los inquilinos sin poder además recuperar su vivienda.