Información sobre vivienda y economía

Gilmar prepara la apertura de su oficina en Málaga

Jesús Gil, CEO de Gilmar
Jesús Gil, CEO de Gilmar
Autor: Redacción

La inmobiliaria abrirá en agosto su nuevo local en Málaga tal y cómo adelantó en una entrevista con idealista/news. Con esta apertura Gilmar sumará 34 establecimientos, aunque la compañía ya piensa en más localizaciones de cara a 2020-2021. En paralelo, la empresa trabaja también en el estreno de su oficina en la plaza de Cuzco (Madrid).

La apertura del local en Málaga refuerza la apuesta de Gilmar por la Costa del Sol donde también tiene presencia en Estepona, Marbella y Puerto Banús. Además del equipo comercial que ultima en Cuzco, la compañía ya planea nuevas oficinas en puntos como Valencia o Baleares.

Cabe destacar que a finales del pasado ejercicio la compañía ya abrió en Canarias y en Cádiz y que la compañía tiene muy claro los requisitos que deben de cumplir las zonas donde instalan sus oficinas. “Por un lado, la visibilidad. Hay gente que también está augurando que el futuro de los locales comerciales es internet. Yo creo que las zonas prime van a tener siempre un protagonismo absoluto y lo que buscamos es estar en una zona de paso, en una zona que le sea fácil a la gente que vive en ese barrio ubicarnos y, así, poderles dar el mejor de los servicios, que es nuestra obsesión”, afirmó Jesús Gil, consejero delegado de Gilmar en una entrevista con idealista/news.

En esta misma entrevista, el CEO de la compañía ya vaticinó el auge del built to rent, antes de que la pandemia del coronavirus agudizara esta tendencia. “Hay grandes compañías que están apostando por hacer residencial para alquilar, pero también en lugar de darles confianza, hay gente que se encarga de decirles cómo les van a hacer trastadas. A pesar de todos los pesares, el ladrillo en este país es la opción más segura y más rentable”, explicó Gil en este medio.

Precisamente el coronavirus es una situación que no ha afectado demasiado al trabajo de la compañía, según asegura Manuel Marrón, socio de Gil, en declaraciones a Ejeprime. “Ha tenido un impacto relativamente bajo, porque estábamos preparados tecnológicamente y hemos conseguido cerrar operaciones durante el confinamiento”, afirma.