Información sobre vivienda y economía

Los motivos por los que la vivienda sigue siendo un activo refugio, según el Instituto de Valoraciones

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

La vivienda siempre aparece en las primeras posiciones de la lista de los activos más populares para invertir, sobre todo en un país de propietarios como España.

A pesar de que en el segundo trimestre del año, en el peor momento de la pandemia del coronavirus, la actividad del sector inmobiliario se vio ralentizada, influyendo también en el tiempo de toma de decisiones y acción de los inversores para realizar operaciones, con la llegada de la “nueva normalidad”, las transacciones inmobiliarias se han ido incrementado mes a mes.

Los últimos datos publicados por los notarios muestran un repunte de las compraventas y las hipotecas, que incluso crecen en términos interanuales. Cifras que, según el Instituto de Valoraciones, son "una prueba más de que el activo residencial sigue posicionándose como un bien interesante para la inversión".

De hecho, sostiene que incluso en momentos de incertidumbre como el actual, el mercado residencial se mantiene como uno de los activos refugio por excelencia. Y apoya su teoría en cinco razones muy concretas:

1. La vivienda es un bien imprescindible 

El estudio recalca que "si bien algunos sectores pueden ser más vulnerables a la fluctuación económica, el caso del mercado inmobiliario es diferente. Y es que la vivienda constituye un bien de primera necesidad, incluso en las situaciones de crisis, lo que lo posiciona como un valor refugio".

No obstante, el valor económico de un inmueble y sus posibles variaciones de precios dependen de factores como su ubicación o el tipo de inmueble del que se trate. Es decir, no es lo mismo que la vivienda esté en el centro de una gran ciudad que en las afueras, o que se trate de un chalet, un ático o un piso.

2. Se presentan buenas oportunidades

El estudio recuerda que la incertidumbre e inestabilidad provocada por la crisis sanitaria ha propiciado que algunos propietarios de inmuebles se encuentren ante la necesidad de vender sus inmuebles para obtener liquidez.

Una situación que, como insiste el Instituto de Valoraciones, "podría presentar una oportunidad para aquellos inversores o particulares que cuenten con los ahorros suficientes para comprar un inmueble, y que estén interesados en adquirir una vivienda tanto para uso propio como para obtener rentabilidad mediante el alquiler, formato que sigue generando gran interés". No obstante, recomienda a los inversores y compradores que, incluso con la pandemia de por medio, tengan en cuenta que la ubicación del inmueble, un factor imprescindible tanto a la hora de vender el inmueble como para destinarlo al alquiler. "La adquisición de un inmueble en áreas consolidadas y con una demanda constante en el tiempo seguirá siendo una inversión rentable en el largo plazo", señala el estudio.

3. La demanda vuelve a la senda del crecimiento

De momento, el sector está detectando una demanda elevada y un fuerte interés por encontrar un nuevo hogar tras la experiencia del confinamiento. Y esto, según el instituto, "es muestra de que existe un panorama positivo para los inversores, haciendo atractiva la compra de inmuebles para, por ejemplo, reformarlos y volverlos a vender, teniendo en cuenta que el ritmo de la actividad del sector es positivo y que existe un interés real por la adquisición de viviendas".

En concreto, el documento enumera las principales características de los inmuebles más buscados en estos tiempos de covid, como por ejemplo la amplitud y un mayor número de estancias y espacios exteriores, donde la luminosidad juegue un papel relevante. "Este escenario, refleja que, a pesar de la incertidumbre económica existente, la vivienda sigue generando interés y registrando una actividad positiva", recalca.

4. Un sector a largo plazo

El Instituto de Valoraciones también utiliza como argumento el hecho de que, aunque los inmuebles puedan perder valor en momentos de crisis, con el tiempo acaban remontando y vuelven a ofrecer posibilidades de rentabilidad. Desde los mínimos de 2014, el precio medio de la vivienda libre en España ha repuntado un 12% (hasta situarse en torno a 1.640 euros/m2, según el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana).

No obstante, en este punto vuelve a cobrar importancia el tipo de inmueble y su ubicación, determinantes a la hora de recuperar el valor perdido.

5. Aumenta el parque de viviendas disponible

La actividad del sector inmobiliario se ha ido recuperando del golpe del covid y poco a poco vuelve a la senda alcista, apoyada por las viviendas de nueva construcción. En Barcelona, por ejemplo, hay cerca de 260 proyectos en marcha, un 1% más que el año pasado, y la inmensa mayoría son edificios de viviendas. En el caso de Madrid también hay una ligera mejora respecto al pasado ejercicio.

"Si esta tendencia positiva continúa así en los próximos meses, podría tratarse de una gran oportunidad de inversión, sobre todo teniendo en cuenta que la obra nueva tiene mayores posibilidades de adecuarse a los nuevos intereses y hábitos sociales", concluye el estudio.