Información sobre vivienda y economía

La búsqueda de viviendas en venta en Andorra se duplica en el último año

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

El interés por vivir en Andorra se ha disparado en 2020. Según los datos de idealista, en los últimos 12 meses la búsqueda de inmuebles en venta en este país de apenas 80.000 habitantes ha aumentado un 99,1%, por encima de lo que ha crecido en el conjunto de España, en las provincias de Lleida y Girona, que comparten fronteras con el Principado, o en la provincia de Barcelona, que es el principal mercado inmobiliario más cercano.

En el conjunto de España, por ejemplo, las visitas en el marketplace se han incrementado en torno al 81%, mientras que en Lleida ha repuntado cerca de un 74% y en Barcelona, un 68%. Girona es la provincia española analizada donde más ha crecido la búsqueda de viviendas, pero no tanto como en Andorra (el alza ronda el 92%).

Además de las búsquedas, el país andorrano también lidera el ranking de los contactos de potenciales compradores con los anunciantes, lo que se conoce como ‘leads’ en el mercado inmobiliario, con un incremento del 76%, prácticamente el doble de lo que han crecido en la provincia de Barcelona (42%) y en el conjunto de España (39%). De hecho, Lleida y Girona han registrado números rojos: en este mes de diciembre, los contactos de los interesados en los inmuebles con los anunciantes se han reducido casi un 12% y un 19% interanual, respectivamente.

Y todo este interés por comprar una vivienda ha venido acompañado de una reducción del stock de inmuebles disponibles. En el caso del Principado, el descenso interanual ha alcanzado el 15,4%, frente al 7,6% que ha caído en Barcelona o al 4% que ha bajado en Lleida y Girona. Tan solo el conjunto de España registra actualmente más viviendas en venta que en diciembre de 2019: la oferta ha aumentado un 3,2%, según los datos de idealista.

Zona Búsquedas 2020 vs 2019 Leads 2020 vs 2019 Stock 20 vs 19
Andorra 99,1% 76,1% -15,4%
Barcelona 68,3% 42,2% -7,6%
Media España 81,0% 39,5% 3,2%
Girona 92,1% -18,7% -4,0%
Lleida 74,4% -11,9% -3,8%

El atractivo fiscal, la estabilidad y la cercanía

El interés por Andorra se ha producido en el año del coronavirus, pero los expertos descartan que la crisis sanitaria sea la razón por la que está creciendo el interés por comprar una vivienda en el país. En líneas generales, su punto fuerte es una fiscalidad ventajosa y la cercanía con España.

Según explica Borja González-Anta, abogado fiscalista y socio de ETL Global Deyfin, “Andorra es un país fiscalmente atractivo, y su reciente interés viene dado por la inseguridad jurídica fiscal que hay en España, las subidas de impuestos que contemplan los Presupuestos Generales del Estado de 2021 que entrarán en vigor el 1 de enero y los planes de armonización fiscal entre las diferentes autonomías, para busca que todos los contribuyentes paguen lo mismo, vivan donde vivan”.

Todo ello, añade González-Anta, “está provocando que grandes patrimonios y altos directivos estén pensando en cambiar su lugar de residencia y el Principado es una de las alternativas. Hace años que dejó de ser un paraíso fiscal, está a apenas 200 kilómetros de Barcelona y tiene un convenio de doble imposición con España, lo que evita que un contribuyente pague impuestos por lo mismo en los dos países. En los últimos tiempos los clientes me han trasladado su malestar por las subidas de impuestos que vienen y a muchos les gustaría irse”.

Josep Lluis Estrugas, sales manager de Engel & Völkers Andorra, también ha detectado “un aumento de volumen muy importante en los últimos meses de clientes procedentes de Cataluña principalmente, aunque también de Madrid o Valencia”. Se trata principalmente de familias de poder adquisitivo alto/muy alto, y cuya búsqueda se disparó entre abril y septiembre, con el fin de comprar una vivienda antes de que empezara el curso escolar. En su caso, los clientes buscan inmuebles de lujo, a poder ser nuevos o seminuevos, y tienen un presupuesto de hasta 3,5 millones de euros.

En líneas generales, los impuestos que se pagan en Andorra son muy inferiores a los de España. Por ejemplo, el tipo del IRPF para rentas de hasta 40.000 euros se sitúa entre el 0,5% y el 10%. Y las rentas que superen dicha barrera pagan un 10%, que es el tipo máximo que se aplica en el país. En España, y tras la subida que contemplan las cuentas públicas de 2021, las rentas superiores a 300.000 euros sufrirán una subida de dos puntos en el tramo estatal, hasta situarse en el 47%. A esa retención hay que sumar la autonómica. En el caso de los contribuyentes que residan en Cataluña, por ejemplo, la retención total escalará hasta el 50%.

Al margen del IRPF, también existen grandes diferencias en otras figuras tributarias como el IVA. Este impuesto (bautizado como Impost General Indirecte o IGI en el país) es del 4,5% en su tramo general, frente al 21% que se aplica en el mercado doméstico, mientras que en Andorra no se paga Impuesto sobre el Patrimonio, mientras que en España (el único país de la OCDE que aplica este tributo), pasará en 2021 del 2,5% al 3,5% cuando la cantidad supere los 10 millones de euros.

También es más bajo el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) por la venta de un inmueble que se sitúa entre el 4% y el 4,5% (en función de si se trata de una persona física o jurídica). En España, este tributo depende de la comunidad autónoma y en algunos casos llega al 10%. De hecho, el País Vasco es la única región que aplica un tipo similar al de Andorra.

En España también se avecina un impuesto a las transacciones financieras (bautizado como ‘Tasa Tobin’, y que aplicará un tributo del 0,2% de las transacciones financieras superiores al millón de euros), así como una penalización a las rentas del capital, cuya tributación sube tres puntos desde el 1 de enero de 2021 a partir de los 200.000 euros.

Según el ranking de competitividad fiscal que realiza cada año el Banco Mundial, Andorra es el vigésimo país del mundo más atractivo en términos de impuestos, por delante de Suiza o Canadá. En el caso de las empresas, la carga tributaria (es decir, los beneficios destinados a pagar impuestos y cotizaciones sociales) en el Principado es del 26,5%, por debajo de la media de la UE (38,9%) y del promedio global (40,5%).

A pesar de que los expertos sitúan a la fiscalidad como el punto fuerte del país, también recuerdan que otras ventajas son su ubicación entre España y Francia, la cantidad de idiomas que se hablan en el Principado (castellano, catalán, francés, inglés, portugués…), su entorno natural y el estilo de vida tranquilo.

Además, como concluye Julián Salcedo, presidente de Foro de Economistas Inmobiliarios, “a la estabilidad institucional, económica, fiscal y seguridad tanto física como jurídica se unen otros factores, como que resulta muy fácil acceder a la residencia pasiva en Andorra, de hecho el 25% de la población total censada en Andorra son españoles; que su sistema bancario permite trasladar fondos con gran facilidad, sometida a muy baja fiscalidad en Andorra y gran confidencialidad; a la estabilidad de los precios de la vivienda, con tendencia a incrementos anuales sostenidos, pero reducidos, y la inexistencia de la "dualidad" de precios (economía sumergida), lo que da fiabilidad a las transacciones”.