Información sobre vivienda y economía

Guía de la Policía Nacional sobre cómo evitar la ocupación ilegal de la vivienda

Autor: Redacción

La Policía Nacional ha editado una guía útil que contiene una serie de recomendaciones para prevenir la okupación de viviendas, así como las distintas actuaciones que tiene que seguir el propietario si se ha producido finalmente el delito.

Este tríptico informativo, que se ha distribuido a las comunidades de propietarios a través de sus administradores de fincas colegiados, recoge, entre otros consejos, algunos recurrentes en periodos vacacionales para evitar robos, como es cerrar la puerta de la vivienda con llave, incluso durante ausencias breves, o instalar medidas de seguridad (puertas blindadas, cámaras, sistema de alarma…).

En caso de ausencias prolongadas, la Policía recomienda dejar plantas o elementos decorativos en lugares visibles o solicitar a un vecino u otra persona de confianza recoger la correspondencia del buzón para no dar pistas a los okupas. También aconseja que alguien visite la casa para subir persianas, encender luces… de manera que parezca que la casa está habitada.

¿Qué puedo hacer si existen sospechas de una okupación?

Cualquier persona que tenga descargada la APP AlertCops, el servicio de alertas de seguridad ciudadana de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, puede avisar en tiempo real de una posible okupación. Este sistema permite que, desde cualquier dispositivo móvil, un ciudadano pueda enviar una alerta sobre un acto delictivo directamente a los cuerpos policiales.

Asimismo, pueden existir indicios de una hipotética ocupación ilegal de la vivienda, como es la colación de hilos de silicona, testigos de plástico o de papel o marcas extrañas en la puerta. En tal caso, y ante la duda, siempre hay que llamar inmediatamente al 091.

En todo caso, si se está produciendo la okupación, además de avisar a la Policía, el propietario debe interponer una denuncia en la comisaría más cercana. Asimismo, si es un vecino quien ha observado este delito, deberá llamar al dueño del piso. Y nunca hay que enfrentarse a los okupas, se puede leer en este tríptico.

Es importante, además, no cortar los suministros de agua, luz y gas, ni impedir la entrada a quienes han okupado la vivienda, ya que, paradójicamente, podría constituir un delito, recomienda la Policía en esta guía.