Información sobre vivienda y economía

Podemos insiste en controlar el precio del alquiler

Respuesta de los morados a la propuesta de beneficios fiscales del PSOE

De izqda a dcha: Yolanda Díaz, Pablo Iglesias y Ione Belarra / Gtres
De izqda a dcha: Yolanda Díaz, Pablo Iglesias y Ione Belarra / Gtres
Autor: Redacción

La formación morada, todavía encabezada por Pablo Iglesias, responde a las medidas fiscales planteadas por el PSOE para contener los precios del alquiler y aumentar la oferta en el mercado con la creación de un Registro de Contratos de Alquiler (RCA), donde habrá que apuntarse para poder recibir ayudas o bonificaciones. demás, quiere limitar las rentas en zonas tensionadas referenciadas al Índice Oficial de Precios, y solo podrán superarlo los pisos en buen estado, cuyo precio podrá subir en un máximo del 2,5%.

La Vicepresidencia Segunda de Asuntos Sociales, que aun dirige Pablo Iglesias antes de presentarse a las Elecciones Autonómicas de Madrid del 4 de mayo, ha lanzado su plan para el mercado del alquiler que se pretende incluir en la futura Ley por el Derecho a la Vivienda.

Registro oficial de contratos de alquiler

Entre las medidas que pretende incluir en el Anteproyecto de Ley, Podemos plantea la creación de un Registro de Contratos del Alquiler (RCA) que no será obligatorio, pero sí esencial para los propietarios que deseen acogerse a las futuras ayudas al alquiler o los incentivos fiscales que se apliquen.

Este registro podría ser utilizado por la Agencia Tributaria, para incluir los datos de forma automática en la declaración de la renta, pero también para el Poder Judicial y los demás organismos públicos para acometer sus finalidades, además de para fines estadísticos.

Entre los datos que aparecerían en esta inscripción se encontraría el propio contrato de arrendamiento (dirección, renta, etc.) y datos clave como el año de construcción del inmueble, su tamaño, el estado de conservación y otras características básicas, que servirán para modular los precios del Índice de Referencia.

La inclusión en el registro oficial podría hacerse por parte tanto del propietario como del inquilino, y se podrá hacer de forma telemática.

Control de precios en zonas tensionadas

Podemos se aferra a su intención de controlar los precios de las rentas del arrendamiento en zonas declaradas tensionadas con la aplicación del Índice Oficial de Precios del Alquiler. Serían las comunidades autónomas y ayuntamientos los que decretarían estas áreas con precios tensionados del alquiler que no podrían superar lo marcado en este índice.

En estas zonas, el precio de un nuevo contrato de alquiler no podría ser superior a la renta establecida en el último contrato de arrendamiento vigente en los últimos cinco años. Pero los precios sí se podrían modular en función del estado de conservación y mantenimiento de la vivienda, pero en "ningún caso se podrá incrementar en más del 2,5% el precio del índice de referencia", según publica El País.

Si se producen obras de mejora se podrá subir la renta hasta un máximo de un 2,5% del índice de precios. No serán consideradas las obras de mantenimiento y conservación necesarios para el buen funcionamiento, del inmueble.

En el plan de Podemos, los inquilinos con rentas por encima del límite establecido podrían exigir a los propietarios la devolución de las cantidades entregadas en exceso y los intereses legales más un 3%, adelanta Cinco Días.

Otras características

Otras excepciones que plantea las medidas de Podemos son que quedan excluidos de la norma los pisos alquilados a familiares u otros arrendamientos especiales. Además, en los pisos compartidos, la suma de las rentas de todos los inquilinos deberá cumplir con tope de precios si se encuentra en una zona tensionada.

Otros detalles que quieren incluir en el registro de contratos son si el inmueble pertenece a una socimi o si estaría destinado a primer residencia, u otro uso.

También quieren incluir las sanciones a caseros por no hacer obras o alquilar infraviviendas y las sanciones firmes o laudos arbitrales de los inquilinos por impagos. Todos estos datos se actualizarían, y tendrían una duración máxima de cinco años.