Información sobre vivienda y economía

Un paseo por la historia de las casas prefabricadas

inHAUS
inHAUS
Autor: @Eduardo G. Martínez (colaborador de idealista news)

Actualmente, el mercado de la vivienda pasa por la industrialización. Cada vez hay más promotoras y empresas que se suben a la ola de las casas prefabricadas, ya que se construyen de manera más rápida y eficiente. Los modelos actuales cuentan con un sofisticado y moderno diseño, pero no siempre ha sido así. Este es un repaso por su historia. Desde su orígenes hasta hoy.

Un nacimiento confuso

El inicio de las casas prefabricadas es difuso, pero se tiene la creencia de que uno de los primeros edificios en Cape Ann, Massachusetts, en 1624, fue parcialmente prefabricado y trasladado por lo menos una vez. Siglos después, el médico John Rollo, el primero en prescribir una dieta baja en carbohidratos para la diabetes, describió en 1801 el uso anterior de edificios hospitalarios portátiles en las Indias Occidentales.

Pero si buscamos un momento en concreto, quizás el punto de referencia sea “La cabaña de Manning”. Un carpintero de Londres, Henry Manning, construyó en 1837 una casa por partes y la envió a Australia, donde fue ensamblada. La idea cosechó gran éxito y siguió enviando casas por piezas.  El año pico para la importación de edificios portátiles a Australia fue 1853, cuando llegaron varios cientos. De hecho, algunas de las viviendas que mandó siguen en pie, como es el caso de Friends Meeting House, en Adelaide.

Wikimedia commons
Wikimedia commons

Las casas por catálogo                                                 

El gran boom tuvo lugar en 1908 en Estados Unidos. La empresa americana Sears Roebuck & Co. revolucionó el mercado de la vivienda con el lanzamiento de catálogos de casas que podían ser personalizadas según los deseos del consumidor.

Desde 1908 hasta 1940, la empresa ofrecía un catálogo anual en el que se vendían casas prefabricadas con una gran variedad de estilos y tamaños. Había modelos muy simples y pequeños hasta mansiones. Como si de un mueble de IKEA se tratase, los productos venían con un kit de embalaje con todos los componentes y herramientas necesarios para construir la casa, salvo aquellos a realizar ‘in situ’, como el movimiento de tierras, cimentación, etc.

Sears Archive
Sears Archive
Al construirse en fábricas, se redujeron los tiempos de ejecución en un 40%, lo que provocó que se vendieran millones y empezó a fraguarse la cultura de viviendas prefabricadas en Estados Unidos, máximo exponente de este tipo de construcción.

Primera mitad del siglo XX

Frank Lloyd Wright

Frank Lloyd Wright, el famoso arquitecto que construyó la legendaria Casa de la Cascada, también prestó especial interés a las viviendas modulares, ya que estaba convencido de que estas casas serían más asequibles y resistentes, pues se reducirían los costes labores y se construirían bajo un proceso de fabricación más exhaustivo.

Wikimedia commons
Wikimedia commons

Wright desarrolló entre 1911 y 1917 un sistema denominado The American System-Built Homes para la firma Richards Company. Llegó a crear centenares de planos en los que especificaba cómo construir en fábricas partes de edificios. El arquitecto acabó demandando a la compañía y el proyecto se vio abocado a su fin. Se cree que se construyeron unas 25 de estas viviendas, de las cuales 15 sobreviven en la actualidad.

Le Corbusier

Uno de los arquitectos más influyentes del siglo XX, Charles Édouard Jeanneret-Gris, más conocido como Le Corbusier, también mostró sumo interés en las casas prefabricadas. Influenciado por su pasión por los coches y los aviones, concibió la definición de vivienda como “la máquina de habitar”, algo que le granjeó no pocas críticas.

Wikimedia commons
Wikimedia commons

En 1914 patentó el sistema “Dom-Ino” para la reconstrucción de posguerra. El boceto consistía básicamente en un esqueleto de hormigón armado compuesto por tres forjados conectados por una escalera, y seis pilares que descansaban sobre zapatas prefabricadas. A partir de este sistema, realizó muchos proyectos de casas industrializadas.

‘House on wheels’

Entre 1930 y 1940 surge un movimiento que llegará hasta nuestros días. Aparecen las primeras casas prefabricadas móviles que se pueden transportar en un remolque. Estas viviendas se propagaron a gran ritmo debido a la existencia de parques de caravanas.

Walter Gropius

El fundador y director de la famosa escuela Bauhaus, Walter Gropius, trabajó en el desarrollo de casas prefabricadas para resolver los problemas de acceso a la vivienda durante la posguerra en Alemania. Su diseño moderno influyó no solo en el desarrollo de estos hogares, sino en toda la arquitectura de los siguientes años.

Su contribución más notable fueron las Packaged houses, en 1942, que proyectó junto al arquitecto alemán Konrad Wachsmann. Las viviendas estaban basadas en unos paneles de madera ensamblados, unidos por pletinas metálicas.

 

Por desgracia, no se produjeron más de 200 casas de este tipo, ya que  sus costes eran elevados al no haber tenido en cuenta las dimensiones estándares que se manejaban en la industria estadounidense

Segunda mitad del siglo XX

Mobile Houses

En 1955, comenzaron a fabricarse las Mobile Houses, viviendas modulares transportables, que nacieron como respuesta a las restricciones en Estados Unidos sobre las ‘Houses-on-wheels’. Se transportaban sobre una plataforma de camión y para poder instalarlas de forma definitiva en su ubicación era necesario utilizar una grúa, lo cual daba como resultado una estructura  más robusta que las ‘Houses-on-wheels’.

Modular home

En 1975, nacieron las casas prefabricadas que más se asemejan a la concepción actual. Las Modular Homes, fueron concebidas por el arquitecto Paul Rudolph. Se basaban en los principios de los contenedores marítimos y estaban pensadas como una vivienda modular transportable.

Por desgracia, no se produjeron más de 200 casas de este tipo, ya que  sus costes eran elevados al no haber tenido en cuenta las dimensiones estándares que se manejaban en la industria estadounidense

Segunda mitad del siglo XX

Mobile Houses

En 1955, comenzaron a fabricarse las Mobile Houses, viviendas modulares transportables, que nacieron como respuesta a las restricciones en Estados Unidos sobre las ‘Houses-on-wheels’. Se transportaban sobre una plataforma de camión y para poder instalarlas de forma definitiva en su ubicación era necesario utilizar una grúa, lo cual daba como resultado una estructura  más robusta que las ‘Houses-on-wheels’.

Modular home

En 1975, nacieron las casas prefabricadas que más se asemejan a la concepción actual. Las Modular Homes, fueron concebidas por el arquitecto Paul Rudolph. Se basaban en los principios de los contenedores marítimos y estaban pensadas como una vivienda modular transportable.

Walker Guest House, Paul Rudolph  / Dezeen
Walker Guest House, Paul Rudolph / Dezeen

Estas viviendas, llegaban a su destino casi totalmente finalizadas. Además, por primera vez, se podía realizar la unión entre módulos, es decir, podían ser ampliables.

Actualidad

Desde entonces, las casas prefabricadas han ido ganando un inexorable protagonismo en el mercado de la vivienda. Como se ha puesto de manifiesto en el artículo, los tiempos de construcción, la personalización y la posibilidad de reubicarlas las confieren un atractivo sin rival.

inHAUS
inHAUS

Los diseños se han ido perfeccionando y hoy se pueden encontrar casas hechas en fábricas para todos los gustos y bolsillos. En España, una de las primeras empresas en comercializar este tipo de producto fue American Building System (ABS), cuya actividad comenzó en 1994, cuando los clichés y el escepticismo aún estaban latentes.

Hoy en día, esa desconfianza se ha disipado casi por completo. “El nivel de información, preparación e interés de los clientes es cada vez mayor. El sector de la construcción se está transformando con la digitalización de los proyectos y la industrialización de la ejecución. Los clientes son conscientes de que decantarse por una casa prefabricada significa mayor rapidez y calidad”, explica Matthieu Filiol, director comercial de Hormipresa.

De hecho, grandes promotoras como AEDAS, o poderosas compañías como Google o Facebook han mostrado su interés en este tipo de construcciones, que no paran de ganar adeptos.

El futuro parece ir a más. El cambio de 360 grados que ha supuesto la pandemia del coronavirus en el modo de vida, ha provocado que muchas personas muestren más interés por las casas prefabricadas. “Hemos notado un aumento del 50% en el interés por nuestras viviendas”, comentan desde inHAUS. “Lo relacionamos con el interés de muchas personas por  contar con viviendas con más espacio y, en general, con la búsqueda de un mayor confort en el hogar, ya que ahora se pasa más tiempo en él, tanto trabajando, como en el tiempo dedicado al ocio. Incluso, mucha gente se plantea tener un gimnasio en su vivienda, algo que hasta hace unos años no era habitual”, añaden.