Información sobre vivienda y economía

Cómo pueden los jóvenes acceder a una vivienda, según FIABCI

Freepik
Freepik
Autor: Redacción

La situación económica y laboral de los jóvenes en España va de mal en peor. Registran la tasa de paro más alta de la UE, la mayoría de los contratos de trabajo están sometidos a unas condiciones precarias y sufren una elevada temporalidad, lo que les deja un panorama inestable e incierto.

El Banco de España reconocía recientemente en un informe que la pandemia del covid-19 ha acelerado todos esos problemas que arrancaron con la crisis de 2008, y que complican, entre otras cosas, el acceso a la vivienda, ya sea a través de la compra o del alquiler.

Según los últimos datos publicados por el Consejo de la Juventud de España, tan solo solo 17,3% de la población de entre 16 y 29 años está emancipada, la cifra más baja de las últimas tres décadas. 

Sin embargo, desde la Federación Internacional de Profesiones Inmobiliarias (FIABCI), aseguran que los jóvenes tienen diferentes alternativas para acceder a la vivienda. Por ejemplo, a través del Plan Estatal de Vivienda o buscar hipotecas específicas para jóvenes, que suelen tener unas condiciones más ventajosas.

Anna Puigdevall, tesorera de FIABCI España y directora general de API España, explica que una de esas vías es como acogerse al Plan Estatal de Vivienda, que el Gobierno ha ampliado hasta 2022. "El plan prevé ayudas para menores de 35 años y cuyos ingresos en la unidad de convivencia sean inferiores a tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM). La ayuda está orientada al alquiler, rehabilitación y promoción de inmuebles en las casi 7.000 poblaciones de menos de 5.000 habitantes de España", recuerda.

Bajo este plan, se puede otorgar una ayuda a los jóvenes para comprar viviendas de hasta 100.000 euros por valor de 10.000 euros. Las ayudas al alquiler son del 50% para el alquiler mensual que no supere los 600 euros y hasta el 30% en el tramo entre 601 y 900 euros.

Otra alternativa sería buscar préstamos para la compra de vivienda que incluyan ventajas especiales para este colectivo. “Algunos bancos ofertan hipotecas con un interés más bajo hasta que el cliene cumpla los 35 años, porque asumen que para esa edad ya tendrá unos ingresos más estables”, aclara Puigdevall.

Sin ir más lejos, Banco Santander ha anunciado recientemente el lanzamiento de un programa piloto que permite financiar hasta el 95% de la vivienda, destinado a jóvenes que tengan capacidad de pago, pero que no tengan ahorros suficientes para conseguir una hipoteca (normalmente el sector bancario presta hasta el 80% del valor de tasación o el precio de compra). La entidad liderada por Ana Botín prevé establecer un aval personal durante los primeros cinco años como garantía, y que desaparece pasado ese plazo. 

Por último, desde FIABCI también recuerdan que la crisis del covid ha reducido los precios de la vivienda, lo que supone una oportunidad para los jóvenes que cuenten con ahorros  suficientes. “En general, aconsejamos que para pedir una hipoteca se tengan unos ahorros de entre el 25-30 % del precio de la adquisición de la vivienda”, concluye Puigdevall.