Información sobre vivienda y economía

Las comunidades de vecinos podrán regular los pisos turísticos en Baleares

Autor: Redacción

El Gobierno balear ha aprobado el proyecto de ley que regula el alquiler turístico en la comunidad, una norma que permite que sean los propios vecinos los que decidan contar en el edificio con alquileres vacacionales. Además, también da potestad a los Ayuntamientos para que restrinjan los pisos turísticos en determinados barrios y zonas de los municipios. La nueva normativa entrará en vigor a principios de este verano, con el objetivo de evitar la oferta ilegal. 

Con la nueva ley, que se tramitará en el Parlamento balear por la vía de urgencia, el vecino que quiera destinar su piso al alquiler vacacional necesitará el visto bueno de la mayoría simple de la comunidad de propietarios del edificio, además de tener contadores de agua y electricidad independientes. 

Una realidad que ya se contempla en la Ley de Propiedad Horizontal, tal y como recuerda María del Carmen González, catedrática acreditada de Derecho Civil en la Universidad de Castilla y La Mancha. En un reportaje de idealista/news aseguraba que la Ley de Propiedad Horizontal ya tiene recursos suficientes como para que las comunidades de propietarios se defiendan de “los inconvenientes que provoquen los alquileres molestos, insalubres o peligrosos y fuera de estas limitaciones, el derecho de propiedad y la libertad contractual están por encima”. 

Otra novedad que traerá la nueva ley es que los comercializadores de este tipo de viviendas estarán obligados a poner el número de manera visible de registro de alta en la Consejería de Turismo de la vivienda que anuncian. Por el momento, el alquiler turístico en viviendas plurifamiliares continuará prohibido en Palma de Mallorca durante este verano. 

Desde Rentalia, portal de alquiler vacacional perteneciente a idealista, observan con cautela esta nueva ley de alquiler turístico en las Islas Baleares. En su opinión, prohibir la concesión de licencias, o hacer que éstas dependan de las comunidades de vecinos, no parece el camino a seguir. Apuestan por regularizar abriendo la concesión de licencias asegurando unos requisitos de calidad, como han hecho otras Comunidades Autónomas eminentemente turísticas como Andalucía, sí que parece la mejor manera de encontrar un equilibrio en el alquiler vacacional.

Rentalia estima que con esta medida del gobierno balear se pretende limitar que los ingresos derivados del turismo se repartan entre un mayor número de ciudadanos, provocando que estos ingresos se concentren entre pocos agentes del sector.