Información sobre vivienda y economía

Esta cabina de ducha de diseño minimalista da un toque elegante a cualquier baño (o estancia de la casa)

relaxsrl.com
relaxsrl.com
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

La ducha es una necesidad higiénica, sin ningún género de dudas. Pero, además, es también un placer. Es cierto que, hasta épocas relativamente recientes, esta práctica tan habitual en nuestros días de ducharse cada día no era tan corriente. Y no solo entre aquellos que disponían de menos recursos, sino por todas las clases sociales, desde el aristócrata hasta el campesino, pasando por el obrero y el burgués. Incluso los mismos reyes se duchaban mucho menos de lo que hoy consideramos como normal. Tanto es así que, de hecho, durante una gran parte de nuestra historia, los médicos, en función de los conocimientos científicos de la época, desaconsejaban de forma rotunda cualquier exceso de contacto con el agua, por considerarlo una práctica contraproducente para la salud

“Conviene prohibir los baños, porque, al salir de ellos la carne y el cuerpo son más blandos y los poros están abiertos, por lo que el vapor apestado puede entrar rápidamente hacia el interior del cuerpo y provocar una muerte súbita, lo que ha ocurrido en diferentes ocasiones…”, dijo Ambroise Paré, un ilustre médico francés del siglo XVI, considerado el padre de, entre otras disciplinas, la cirugía y la anatomía.

Afortunadamente, la ciencia y las evidencias acabaron por desechar esa postura. Un paso enorme para la evolución de la higiene personal se dio en la Francia de 1872, cuando el doctor Merry Delabost creó el concepto de ducha tal y como lo conocemos hoy. Y desde aquel momento, salvo algunos detalles, el concepto no ha sufrido grandes modificaciones.

Sin embargo, hoy la tecnología y el diseño vuelven a ofrecernos una interesante innovación, esta vez de la mano de Relax, una compañía italiana que ha lanzado al mercado un nuevo producto para mejorar el hábito de la ducha: la cabina de ducha BoBox.

Este producto consiste en una cabina de ducha modular que tiene como principal seña de identidad su inconfundible toque de diseño italiano. La idea de BoBox surgió como consecuencia de la apuesta por parte de esta compañía por “satisfacer la necesidad de comodidad y bienestar”, a partir “de la investigación, la innovación y el cuidado en el diseño”, como señalan en su página web.

BoBox nació primero en la mente del diseñador Giuseppe Diana, quien se empeñó en trabajar y domar el vidrio de 8 mm, con el objetivo de jugar con él y darle forma mediante curvas suaves y envolventes. “Desde un punto de vista estético, las curvas sinuosas del vidrio y los componentes de conexión son extremadamente refinados, sin mencionar el aspecto funcional estudiado en el más mínimo detalle para una experiencia sensorial única con total seguridad. La cultura del diseño en una empresa como la relajación es la base del proceso de innovación para el que el diseño se concibe como una necesidad esencial para el bienestar", afirmó Diana en una entrevista a Infobuild.

“En unas pocas décadas, el concepto de ambiente de baño ha cambiado por completo. La transformación ha sido sustancial, solo piense que, desde un espacio de servicio largo y estrecho, muy a menudo acompañado de vestuarios, pasillos y pasillos inútiles, el baño se ha convertido en un verdadero rincón relajante de la casa, un área de estética y diseño en absoluta privacidad. La tecnología, el diseño y la calidad de los materiales marcan la diferencia en el proyecto actual de la cabina de ducha”, señaló.

La versatilidad y la facilidad con la que se instala permiten que esta cabina se adapta a la perfección a cualquier tipo de bao. De hecho, esa flexibilidad es la que abre todo un abanico de posibilidad para agregar componentes, por lo que puede pasar de una cabina de ducha tradicional a una pared de ducha multiusos, completa con techo con cabezal de ducha integrado, cromoterapia y chorros de agua de columna.

En esa línea, Relax ofrece la posibilidad de personalizar una gran parte de los componentes y las características de BoBox, como, por ejemplo, el color y los acabados, que permiten transformar el conjunto en función de las necesidades del usuario. la innovadora cabina de ducha para satisfacer las solicitudes del cliente. De tal forma, con este amplio abanico de posibilidad que permite combinar los colores y acabados disponibles, se puede crear una cabina de ducha casi totalmente personalizada para cada tipo de ambiente de baño. Así, para el marco se dispone de diferentes colores puede solicitarse en varios colores, como negro mate, blanco, pulido, dorado, bronce, acero, crema y gris. Por su parte, el vidrio se ofrece en transparente y en gris.

Por el lado de los accesorios que se pueden incorporar, la lista de posibilidades también es considerable. Así, se puede optar por un cabezal de ducha con curvas sinuosas y completo con cascada (Byblos S), una columna de ducha multifunción de acero inoxidable con mezclador termostático, ducha de mano y chorros de agua (Byblos T), y un cabezal de ducha con abrazadera de fijación de vidrio (Popeye). También existe la posibilidad de añadir una puerta del mismo material que se ajusta al conjunto para crear una bonita y útil ducha de esquina.

Esta mezcla de diseño minimalista, elegancia e innovación demuestra que hasta el más cotidiano de los objetos que tenemos en casa pueden evolucionar. Como casi todo.