Información sobre vivienda y economía

Alerta naranja: la 'bola de cristal' del Gobierno dice que la economía empieza a pintar mal

Autor: Carlos Salas (colaborador de idealista news)

El Indicador Sintético de Actividad que publica todos los meses el ministerio de Economía, recoge múltiples datos esenciales para predecir el futuro en los próximos seis meses. Es un indicador que funciona como una bola mágica. Predice con bastante exactitud lo que va a pasar en la economía y a día de hoy la mayoría de los datos muestra menos confianza, menos consumo, menos crecimiento…

El ISA, o Indicador Sintético de Actividad está basado en una serie de datos que para el Ministerio de Economía son cruciales: ventas totales en grandes empresas, consumo de cemento, consumo de energía eléctrica, Índice de Producción Industrial, cifra de negocios y entrada de pedidos en la industria, índice de clima económico, entrada turistas, cifra de negocios servicios y hasta transporte Renfe de mercancías. Con esos y más datos se elabora el indicador.

La idea es escoger aquellos datos que son estables y que no dependen de tirones fortuitos como el consumo de gasolina, el cual siempre está sometido a las fluctuaciones del petróleo.

Pues bien, según el Indicador Sintético de Actividad, la economía española va a empezar a desinflarse en los próximos meses: por ejemplo, en el primer trimestre, la cifra del indicador fue de 2,9. En el segundo, 2,6. En el tercero se espera que sea del 2,7. Pero este último dato no se ha confirmado.

Esas previsiones están bastante alejadas del 3,2 de 2015. Una de las cosas que está cayendo es la confianza empresarial y la de los consumidores. La primera es posible que termine este trimestre con un negativo de -4,2. Es un dato malo porque no se recordaba una cifra así desde 2014.

Lo mismo está pasando con la confianza del consumidor, pues se está deteriorando rápidamente. El último dato es de agosto y daba un -5,2. Y en cuanto al índice de Sentimiento Económico,  todavía en 2015 estaba en 108,5. En cambio, el último dato conocido es de 104,5 y con tendencia a bajar más.

Más datos preocupantes

El consumo de cemento está cayendo. Los datos del primer y segundo trimestre son negativos, y las previsiones para el tercer trimestre hablan de una caída del 4,3%. Sin embargo, los bares y las tiendas están llenos, y los concesionarios de coches venden a buen ritmo. Por ejemplo, el Índice de Comercio al por menor está dando cifras superiores al 3,8. Y en julio fue del 4,7. Lo mismo con los coches, cuyas ventas en agosto subieron un 14%.

¿Qué puede significar esto? Que estamos registrando record de entrada de turistas y que los españoles estamos gastando sin darnos cuenta de que hay cosas que se están estancando. Estamos consumiendo cosas fabricadas hace meses, pero la industria está bajando la producción porque prevé que sus ventas no sean tan buenas en los próximos meses.

De hecho, han bajado drásticamente las disponibilidades de bienes de consumo, como si las empresas no quisieran reponer con tanta rapidez. Eso se explica porque las ventas en las grandes empresas solo crecen al ritmo del 0,9%, un ritmo muy bajo comparado con casi el 4% con que terminó 2015. Los patrones no le están dando al botón de ‘producir más’ porque temen vender menos.

La inversión en construcción ha ralentizado su ritmo, según el informe trimestral del Ministerio. Sin embargo, los españoles han pedido en el segundo trimestre un 24% más de hipotecas. Más hipotecas, significa más compra pero si hay menos construcción habrá subida de precios.

Según los datos de Economía, el precio de la vivienda libre subió un 6,3% en el primer trimestre y un 3,9% en el segundo. Y la tendencia es seguir subiendo.

En resumen, España todavía está en una fase expansiva, pero con serios signos de que todo se puede ralentizar en el plazo de unos meses. Recordemos que el ISA siempre adelanta los acontecimientos de los próximos seis meses. Eso significa que, si no se hace nada (como formar un gobierno estable e impulsar proyectos), la economía podría entrar en otra fase a partir de principios del año que viene.