Información sobre vivienda y economía

El mapa económico de Europa: así estarán este año el PIB, la deuda y el paro en cada país

La Comisión Europea ya ha dicho qué espera de la economía continental para este año. Según se desprende de sus previsiones de invierno, los Veintiocho crecerán de media un 1,8%, reducirán su tasa de desempleo hasta el 8,1% y vivirán una subida de los precios que situará la inflación en el 1,8%. El déficit público, por su parte, se quedará en el 1,7%, mientras que la deuda representará casi el 85% de la economía comunitaria.

¿Y cómo está España respecto a estos promedios? La respuesta depende de la variable que sirva de referencia, aunque en términos generales la única comparativa que se salva es la del crecimiento económico.

Bruselas estima que el PIB doméstico avanzará este año un 2,3%, cinco décimas más que la media de la UE y siete más que la eurozona. De los Veintiocho, 16 crecerán más que nuestro país, aunque la expansión doméstica prevista será superior a la de las cuatro grandes potencias europeas. Reino Unido crecerá un 1,5%; Alemania, un 1,6%, Francia, un 1,4% e Italia, un 0,9%. Rumanía, con un 4,4%, y Luxemburgo, con un 4%, son los países que más crecerán según las previsiones oficiales.

Si en vez del crecimiento del PIB nos fijamos en la variable inflación, descubrimos que España será uno de los países donde más subirán los precios. La Comisión Europea sitúa la inflación en el 1,9%, por tanto, al mismo nivel que Alemania o Lituania y una décima por encima de la media continental. Sin embargo, ocho países registrarán una escalada más agresiva de los precios al consumo, entre ellos Reino Unido, Luxemburgo, Bélgica y algunos países del Este. En cambio, en Irlanda, Eslovaquia y Bulgaria la inflación ni siquiera alcanzará el 1%.

En el caso del paro, nuestro país tiene un papel protagonista y no precisamente para bien. La tasa de desempleo en España se reducirá a lo largo del año hasta quedarse en el 17,7%, por lo que se convertirá en el segundo país con mayor tasa de personas en edad de trabajar que no tienen empleo. Solo Grecia registra una previsión más pesimista: en su caso, el paro se quedará en el 22% de la población activa. En toda la UE solo otros cuatro países arrastrarán una tasa de desempleo de dos dígitos (Italia, Croacia, Chipre y Portugal), mientras que en otros cuatro ni siquiera llegará al 5% (Alemania, Malta, República Checa y Hungría). La previsión para el conjunto de la UE se sitúa en el 8,1%, mientras que en la eurozona escala hasta el 9,6%.

La comparativa es similar si la variable elegida es el déficit público: de nuevo, España ocupa la segunda peor posición del ranking. Según Bruselas, el déficit se quedará este año en el 3,5% del PIB, una cifra que solo superará Rumanía, cuyo déficit será del 3,6% del PIB. El porcentaje doméstico más que duplica la media de la UE (1,7%) y de la eurozona (1,4%) y se aleja de países como Alemania, Luxemburgo, Holanda y República Checa, que este año cerrarán con superávit. Es decir, gastarán menos de lo que ingresarán.

Si analizamos la deuda pública tampoco encontramos grandes mejoras: España será uno de los seis países europeos cuya deuda alcanzará el 100% del PIB. Esto significa que, un año más, deberemos tanto dinero como la riqueza que somos capaces de generar durante un año.

En la lista de países con más de un 100% de deuda sobre PIB Bruselas también incluye a Bélgica (106,5%), Grecia (177,2%), Italia (133,3%), Chipre (103,2%) y Portugal (128,9%). Sus cifras, al igual que el 100% de España, superarán con creces la media de la eurozona (90,4%) y de la Unión Europea (84,8%). En la parte baja del ranking se encuentran Estonia (10,1%), Letonia (36,5%), Lituania (43,5%), Luxemburgo (23,1%) o Suecia (39,3%). La previsión de Reino Unido, en cambio, sitúa la deuda en el 88% del PIB, mientras que en el caso de Alemania se encuentra en el 65,5% y en el de Francia, cerca del 97%.