Información sobre vivienda y economía

Así estarán la economía, el euríbor, el paro y la inflación en 2019, según el Banco de España

Autor: Redacción

El Banco de España cree que tenemos recuperación económica para rato.  Al menos, eso es lo que dejan entrever sus últimas previsiones sobre cómo se comportarán variables como el PIB, el paro, los precios o el déficit hasta 2019.

Según sus cálculos, el PIB seguirá creciendo más de un 2% en los próximos ejercicios, mientras que el paro bajará del 13% en lo que queda de década y los precios se reducirán respecto a los niveles actuales y prevé que el euríbor a tres meses siga en terreno negativo. Esto es lo que espera de cada variable:

  1. Habrá crecimiento, aunque se irá suavizando. El Banco de España, en línea con el consenso, calcula que el PIB avanzará este año más de un 3%. En concreto, sitúa el crecimiento en el 3,1%. Para el año que viene maneja un repunte del 2,5% y para 2019, uno algo más moderado: del 2,2%. No obstante, gigantes empresariales como Repsol o Bankia confían en una expansión más vigorosa.
  2. Más empleo y menos paro. El regulador cree que este año y el próximo, el empleo seguirá creciendo por encima del 2%. Una mejora que vendrá acompañada por un fuerte descenso del número de desempleados. Según sus números, el paro podría bajar del 15% el año que viene y del 13% en 2019. La previsión de 2018 coincide con la que manejan actualmente empresarios y economistas, aunque también alerta de que habrá un descenso de la población activa, lo que impulsará las mejoras en el mercado laboral.
  3. La inflación no irá a más. En lo que se refiere a la evolución de los precios, el organismo cree que en los próximos ejercicios estarán más bajos que en el año en curso. Así, y mientras prevé un IPC del 1,9% este año, reduce la cifra al 1,3% en 2018 y baraja un 1,6% de cara a 2019.
  4. Más euríbor negativo. Los hipotecados están de suerte: si se cumplen las proyecciones del Banco de España, el indicador continuará en mínimos durante mucho tiempo. En el plazo de tres meses, al menos, estima un -0,1% de cara a 2019. Es decir, aplaza el encarecimiento de las hipotecas a tipo variable hasta 2020.

La institución presidida por Luis María Linde dedica unas líneas a hacer una lectura global del escenario que dibuja para lo que queda de década. “Las previsiones contemplan una prolongación de la actual fase expansiva, apoyada en la corrección de los desequilibrios de la economía, lo que incluye, en particular, las mejoras acumuladas en la competitividad que han contribuido a la consecución de un saldo exterior positivo de forma sostenida y los progresos en la reducción del sobreendeudamiento del sector privado, así como en la persistencia de condiciones financieras holgadas como consecuencia de la orientación expansiva de la política monetaria”, señala en el informe.

No obstante, y en medio de este climax de optimismo, el regulador también recuerda que el crecimiento se va a ralentizar, ya que “se espera que el desvanecimiento gradual de algunos impulsos expansivos que han estimulado la recuperación de la economía española". Por ejemplo, se espera un leve encarecimiento del petróleo, un gasto algo más contenido de hogares y empresas y una política fiscal neutral (no expansiva, como en 2015 y 2016).