Información sobre vivienda y economía

El BCE reduce los estímulos, pero aplaza las subidas de tipos: esta es su nueva hoja de ruta

Mario Draghi, presidente del BCE
Gtres
Autor: Redacción

El Banco Central Europeo (BCE) ya ha desvelado qué planes tiene para los próximos meses. Tal y como esperaba el mercado, la última reunión del Consejo de Gobierno de la autoridad monetaria se ha saldado con cambios en los estímulos que ha aplicado en la eurozona desde hace primavera de 2015.

En concreto, el guardián del euro ha anunciado que recortará a la mitad la cantidad de deuda pública y privada que compra cada mes en los mercados (lo que se conoce con el nombre de QE). Así, a partir de enero adquirirá un máximo de 30.000 millones de euros mensuales, frente a los 60.000 millones actuales.

Ahora bien, a pesar de este recorte cuantitativo, el organismo que dirige Mario Draghi ha decidido prolongar en el tiempo su aplicación: ese nuevo volumen de compra de deuda se mantendrá hasta septiembre, aunque podría prolongarse, e incluso volver a ampliarse, si la situación de los mercados y la economía lo requieren.

En todo caso, asegura el comunicado oficial, “se prevé que las compras netas continúen hasta que el Consejo de Gobierno observe un ajuste sostenido de la senda de inflación que sea compatible con su objetivo (cerca del 2%, pero por debajo de dicho nivel). Si las perspectivas fueran menos favorables, o si las condiciones financieras fueran incompatibles con el progreso del ajuste sostenido de la senda de inflación, el Consejo de Gobierno prevé ampliar el volumen y/o la duración de este programa”.

Lo cierto es que estas decisiones no sorprenden a los expertos. Desde hace tiempo, el consenso se decantaba por una retirada muy gradual de los estímulos por parte del guardián del euro para evitar que las mejoras logradas en la eurozona se revirtieran. Ya hace un año, analistas y economistas explicaban a idealista/news que lo más probable es que el BCE siguiera un guion similar al que siguió la Reserva Federal (su homóloga estadounidense), que el QE no terminaría antes de 2018 y que, tras su eliminación definitiva, el organismo esperaría un tiempo antes de subir los tipos de interés desde el 0,0% actual.

¿Y cuánto tiempo es ese? Los expertos no se ponen de acuerdo en una fecha exacta, pero sí coinciden en señalar que el primer encarecimiento del dinero se producirá en 2019. Muchos sitúan en primavera de dicho año (es decir, en año y medio) los primeros movimientos al alza en los tipos de interés.

De cumplirse las previsiones actuales, el BCE empezará a encarecer el precio del dinero tres años y medio después de la Reserva Federal (Fed), que desde diciembre de 2015 hasta ahora ya ha llevado a cabo cuatro subidas, y se espera una más a finales de año.

Para los expertos, EEUU es actualmente el único mercado desarrollado que está en condiciones de subir los tipos de interés: su inflación está muy cerca del objetivo de la institución que preside Janet Yellen, la economía americana lleva creciendo el doble de tiempo que la estadounidense y tiene pleno empleo, y el beneficio de las empresas cotizadas y la bolsa están en zona récord.

En la eurozona, en cambio, el paro sigue alrededor del 9%, la economía crece a ritmos moderados y la inflación se ha mantenido estable en el 1,5% en los dos últimos meses El propio BCE asegura que los precios se irán incrementando próximamente, aunque lo harán de forma muy gradual.

La opinión de los analistas

Desde Link Securities, recuerdan que "el BCE dejó abierta la puerta a aumentar el volumen de compras mensuales y la duración del programa si lo considera necesario. Igualmente, dijo que los tipos de interés se mantendrían en los niveles mínimos históricos actuales hasta bastante después de que finalice el programa de compra de activos. Por ello, interpretamos que el organismo sigie lejos de dar por finalizadas sus políticas monetarias acomodaticias".