Información sobre vivienda y economía

El Parlamento británico vuelve a tumbar el acuerdo del Brexit: qué puede pasar ahora

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

Quedan poco más de dos semanas para que se active el Brexit y todavía no está claro cómo se va a articular. De hecho, el proceso está completamente en el aire.

A pesar de que a principios de semana Londres y Bruselas anunciaron a bombo y platillo que habían llegado a un acuerdo de última hora para añadir un anexo al texto que pactaron en noviembre para intentar conseguir el respaldo definitivo del Parlamento, Westminster ha vuelto a truncar los planes de la primera ministra, Theresa May. Es la segunda vez que el ‘no’ se impone en la votación en apenas dos meses... y de manera aplastante.

Ya en enero el acuerdo entre el Gobierno británico y la Comisión Europea sufrió una derrota histórica, aunque por aquel entonces quedaban más cartuchos: May tenía semanas para renegociar y ‘arrancar’ a Europa nuevas concesiones. Y eso es lo que, en principio, parecía haberse conseguido el lunes: el nuevo acuerdo con Bruselas incluía cinco nuevas páginas al texto inicial para garantizar que existiría una frontera abierta entre Irlanda e Irlanda del Norte, en caso de que no se alcanzara un acuerdo comercial en el período de transición.

Sin embargo, el resultado de la consulta no dejó lugar a dudas: un total de 391 parlamentarios rechazaron el nuevo acuerdo, frente a los 242 que lo apoyaron. Ha sido el cuarto peor resultado que ha registrado un primer ministro británico en la historia.

Pero lo cierto es que la negativa parlamentaria estaba descontada horas antes, cuando el abogado general del Estado británico, Geoffrey Cox, se opuso a las últimas modificaciones que habían acordado la primera ministra y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Según Cox, el anexo no acababa con el riesgo legal que entraña el acuerdo inicial y considera que son necesarias más garantías que aseguren que Reino Unido no va quedarse atado indefinidamente a la unión aduanera tras la desconexión, lo que le obligaría a cumplir reglamentos europeos. 

Además, el líder laborista Jeremy Corbin ya había rechazado públicamente el acuerdo 'in extremis'. "Las negociaciones han fracasado, el acuerdo con la Comisión Europea no contiene nada que se acerque a los cambios que Theresa May ha prometido al Parlamento. Es por eso que los legisladores deben rechazar este acuerdo", explicó ayer por la mañana el líder de la oposición. 

¿Y ahora qué? Más votaciones y nuevas propuestas

De momento, está previsto para este miércoles 13 de marzo una nueva votación para decidir si el Parlamento prefería un Brexit sin acuerdo, conocido en el mercado como Brexit duro, para lo que se descarta una mayoría suficiente.

De salir un nuevo 'no', el jueves 14 de marzo se llevará a cabo otra consulta para decidir una prórroga de tres meses de la fecha prevista del Brexit (la fecha oficial de su puesta en marcha es el 29 de marzo de 2019, cuando comienzan los 20 meses de periodo transitorio hasta la desconexión definitiva). Una opción que siempre ha evitado Theresa May.

Bruselas, por su parte, debe dar el visto bueno a esta prórroga si es que se Westminster da luz verde a esta posibilidad (así lo estipula el famoso artículo 50 del Tratadi Europeo), aunque ya ha dejado claro que no realizará más modificaciones al texto inicial. 

Muchos expertos se preguntan si una ampliación de tres meses del plazo de salida podrá ser suficiente como para solucionar la situación, mientras que varios ex primeros ministros británicos (como Gordon Brown o John Major) creen que sería necesaria una prórroga de un año para que la desconexión se realice de manera ordenada.

Desde Londres llegan otras propuestas. Según publica el diario El Economista, los nacionalistas esconceses tienen previsto presentar la opción de un segundo referéndum, mientras que el líder laborista ha asegurado que va a presentar una alternativa de un Brexit al estilo noruego. ¿Y en qué consiste este sistema? Noruega no pertenece a la unión económica, pero sí a la política. Pero esta vía también tendría complicaciones: entre otras cosas, el país debe cumplir con buena parte de la legislación comunitaria, incluida la libre circulación de personas, lo que se antoja complicado conseguir con el país británico.

Tampoco se descarta que haya elecciones generales anticipadas ni que Theresa May vuelva a llamar a la puerta europea para intentar conseguir las garantías que exige Londres. Todo ello sin olvidar que en mayo se celebran las elecciones europeas, de las que no saldrán representantes británicos. Sus escaños se han repartido entre los otros 27 miembros de la UE, y España pasará de tener 54 diputados a 59 en el Parlamento Europeo. 

Recordemos que el Brexit salió victorioso en el referéndum que se realizó en Reino Unido a finales de junio de 2016. El resultado de la votación provocó un shock en los mercados mundiales y el Ibex 35 selló la peor jornada de su historia. Desde entonces, las negociaciones entre Bruselas y Londres han sido complejas, aunque sí que han acordado un periodo transitorio que (de momento) durará hasta enero de 2021.