Información sobre vivienda y economía

El coste de Internet y el teléfono en España se sitúa un 22% por encima de la media europea en pleno auge del Teletrabajo

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

Los datos del coste de la vida en los países de la Unión Europea publicados por Eurostat dejan luces y sombras en nuestro país. Las cifras señalan que los gastos relacionados con la vivienda o la alimentación son muy inferiores a la media del resto de regiones, pero sin embargo los servicios de telecomunicaciones se sitúan un 22% por encima en pleno auge del teletrabajo.

La realidad es que el informe emitido por Eurostat y recogido por Voz Pópuli refleja como ha aumentado la brecha entre los países en los que más caro resultada el nivel de vida, como Dinamarca, y aquellos en los que en general la vida es más barata, como Rumanía.

En el caso de los daneses, el precio que pagan por los bienes y servicios de consumo se sitúan un 41% por encima de la media europea, mientras que los ciudadanos rumanos pueden acceder a este tipo de bienes y servicios por un 45% menos que la media del Viejo Continente. Por su parte, España se sitúa en el 12ª puesto y se sitúa también por debajo de la media.

En la parte más alta de la tabla y por debajo de Dinamarca se encuentran Irlanda y Luxemburgo, mientras que dentro de los más asequibles además de Rumanía están Polonia y Bulgaria.

Esta brecha no sólo es importante para entender el esfuerzo económico que requiere la vida en cada país y la necesidad de adecuar sueldos, sino que también "comprender las diferencias en los niveles de precios es importante en la comparación de datos económicos, como el Producto Interior Bruto (PIB), porque los precios relativos más altos podrían hacer que una economía parezca más saludable de lo que realmente es", explica Eurostat.

Con respecto a España, la realidad es que los datos reflejan precios más bajos en casi todos servicios y bienes. Por ejemplo, las bebidas alcohólicas y el tabaco son un 12,7% más baratos que en la media de Unión Europea. Por su parte, los servicios de transporte son un 10,9% más baratos; los restaurantes y hoteles un 10,5% más asequible y la ropa y el calzado un 7,8% menos. Por último los costes de la vivienda (que incluyen también los suministros de luz y agua) son un 2,1% menores que los de la media.