Información sobre vivienda y economía

Olvídate de Ikea: llegan los robots y Roombas que fabrican muebles a medida

MIT CSAIL
MIT CSAIL
Autor: Hoja de Router (colaborador de idealista news)

Cada vez es más común visitar la casa de un amigo o un familiar y descubrir que tenéis una mesita idéntica en el salón o el mismo armario en el dormitorio. Ikea suele ser la culpable: sus precios accesibles y la relativa facilidad con la que se pueden montar sus muebles han hecho que millones de hogares tengan el sello de la multinacional sueca.

En medio de esta ola de homogeneización doméstica, son muchos los manitas que buscan personalizar sus muebles y pasar un rato divertido haciendo sus propios apaños a los muebles que vende Ikea. También son muchos los amantes de la electrónica que convierten su casa en inteligente por sus propios medios o que incluso crean su propia aspiradora robótica sin rascarse demasiado el bolsillo.

Por su parte, investigadores del prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) acaban de diseñar un sistema para que cualquier amante del ‘do it yourself’ (‘hazlo tú mismo’) pueda fabricar sus propios muebles a medida. En concreto, los expertos del Laboratorio de Informática e Inteligencia Artificial (CSAIL por sus siglas en inglés) del MIT han decidido trabajar con populares robots, como la aspiradora Roomba, para crear ese sistema con el fin de que algún día esta tecnología pueda ser utilizada en el ámbito doméstico.

AutoSaw, el nombre con el que ha sido bautizado este sistema, se vale de tres robots comerciales (dos brazos robóticos Kuka youBots y una Roomba) y un ‘software’ que han desarrollado. La Roomba ha sido modificada para llevar una sierra de corte acoplada y dar forma a las tablas. Después, los dos Kuka youBots levantan la pieza, la colocan en la sierra circular y la trocean en las partes necesarias.

Gracias a su sistema, los usuarios solo tienen que crear sus muebles usando un programa de Diseño Asistido por Ordenador (CAD) en el que pueden elegir entre una serie de plantillas de sillas, mesas y otros muebles. Las máquinas se encargan del resto. Una vez que tengamos todas las piezas listas, simplemente necesitaremos armar el mueble con un martillo o un destornillador tal y como hacemos con los muebles de Ikea.

Ahora bien, el ambicioso objetivo de estos investigadores del MIT es que en un futuro no muy lejano estos robots puedan hacer todo el proceso entero de forma autónoma con el fin de que los usuarios puedan tener los muebles listos cuando regresen del trabajo. Además, planean que su sistema fabrique muebles de diferentes materiales e integre tareas complejas como el encolado.

"Nuestro objetivo es democratizar la personalización de los muebles", explica la codirectora del estudio sobre el sistema, Adriana Schulz. "Estamos tratando de abrir un abanico de oportunidades para que los usuarios no estén sujetos a lo que han comprado en Ikea. Que puedan hacer con los muebles lo que mejor se adapte a sus necesidades tanto de espacio como de gustos".

La robótica al servicio del hogar

Los robots han sido utilizados tradicionalmente para la producción en serie en las fábricas con el fin de automatizar procesos tediosos y mejorar la eficiencia de la industria. Sin embargo, los investigadores del MIT quieren llegar también al ámbito doméstico. Quizás pensar en una Roomba corriendo por el garaje con una sierra no parezca una buena idea, pero en realidad su objetivo es facilitar el acceso a una carpintería personalizada y libre de riesgos a cualquier entusiasta que quiera fabricar sus propios muebles.

MIT CSAIL
MIT CSAIL
Todos sabemos que las chapuzas caseras conlleva una alta probabilidad de acabar en fracaso, bien por falta de precisión o bien por accidentes domésticos. El sistema del MIT permitiría al usuario controlar toda la fase creativa a través del programa de ordenador: puede personalizar los muebles para que se ajusten a su gusto y al espacio con el que cuentan. Al mismo tiempo, les permitiría ahorrarse el manejo de las herramientas con las que pueden no ser demasiado hábiles y garantiza unos resultados óptimos.

El MIT presentará su original proyecto en la próxima Conferencia Internacional sobre Robótica y Automatización de Brisbane (Australia). Aunque está lejos de ser es un producto comercial, tal vez carpinteros robóticos semejantes a estos estén disponibles en las tiendas en un futuro no muy lejano a un precio económico para que podamos disfrutarlos en las casas, o bien puedan usarse en espacios colaborativos dedicados a la fabricación digital para que cualquiera pueda hacer uso de ellos.

MIT CSAIL
MIT CSAIL

De momento, en el MIT sigue adelante con la investigación e incluso los expertos esperan  que estos robots puedan llegar a programarse para construir casas, sin duda una propuesta muy atractiva que abarataría costes e implicaría más a los inquilinos en el diseño de sus hogares. Sacar la robótica de las fábricas y laboratorios para ponerla bajo el control de los ciudadanos es el sueño de todo ‘maker’, una causa que estos investigadores del MIT también comparten. Veremos qué futuro nos depara este mundo de alianzas entre ingenieros y robots domésticos.