Información sobre vivienda y economía

Nuevo golpe contra las hipotecas multidivisa: la justicia obliga al banco a devolver un millón a un afectado

Autor: Redacción

Catalunya Banc ha sido condenado a reembolsar un millón de euros por perjuicios a un cliente que contrató una hipoteca multidivisa en 2007. Con el cambio de divisa, el afectado no solo no había amortizado su préstamo, sino que había incrementado la deuda. La Audiencia Provincial de Barcelona destaca las malas prácticas bancarias a la hora de informar a los usuarios y acepta el recurso de apelación después de que un Juzgado de Primera Instancia diera la razón a la entidad.

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Barcelona ha anulado un contrato de hipoteca multidivisa y obliga al banco a devolver un millón de euros por los perjuicios provocados por el tipo de cambio y el abono de las costas.

La sentencia aclara que aunque el Banco de España en el 2012 no consideró la hipoteca como producto complejo, el Tribunal Supremo en sentencia del 30 de junio de 2015 si señala que "en tanto préstamo es un producto financiero y, en este caso complejo, ya que las cuotas dependen de otro valor, un activo subyacente, que en este caso, es una divisa extranjera".

El fallo de la Audiencia Provincial de Barcelona se basa en la sentencia del Supremo, la directiva sobre hipotecas todavía no traspuesta y la doctrina de Luxemburgo de 3 de diciembre. Y concluye que "trata de proteger al cliente minorista frente a conductas persuasivas y avasalladoras de los bancos".

En este caso en particular, el afectado firmó dos contratos hipotecarios por 1.657.000€ y 440.000€ en 2007. En 2012, al amortizar el préstamo con la venta de un inmueble, se percata que en lugar de tener un saldo de 1.344.970, se encuentra con que aún debe 2.365.423 euros, más de un millón de desfase por el cambio de moneda.

"Nadie les informa del riesgo de tipo de cambio y terminan debiendo más de lo que se firmó", afirma Juan Ignacio Navas, socio director de Navas & Cusí, despacho que ha dirigido la defensa del afectado.

El banco, por su parte, adujo como en el primer juicio que el cliente provenía de banca privada y que tenía experiencia en productos complejos. Durante el proceso ha quedado acreditado que la única información que facilitó la sucursal fueron los escenarios de cuotas en euros, yenes y francos suizas, siendo la cuota en yenes sustancialmente más barata que en euros al momento de la firma. “"Nunca advirtió que los riesgos de tipo de cambio podían incrementar su deuda crediticia ni se hizo firmar una oferta vinculante", concreta el fallo.