Información sobre vivienda y economía

El euríbor firma en mayo su cuarta subida consecutiva, pero sigue abaratando las hipotecas

A pesar del repunte, se mantiene por debajo del nivel del año pasado

Autor: Redacción

El euríbor a 12 meses está cada vez más lejos de mínimos históricos. Y es que el indicador de referencia de la mayoría de las hipotecas en España ha terminado mayo con una media mensual del -0,481%, frente al -0,484% de abril, firmando así su cuarto repunte consecutivo.

Desde que tocó suelo en enero en el -0,505%, tras ocho meses de descensos y seis mínimos ininterrumpidos, el euríbor mantiene una tendencia al alza, aunque, para alegría de los hipotecados, las subidas están siendo leves y no suponen un encarecimiento de las cuotas de los préstamos.

Todo lo contrario: las revisiones de las hipotecas referenciadas al euríbor permiten un ahorro gracias a que se mantiene en unos niveles más bajos que los que registraba el año pasado por estas fechas. De hecho, y en plena incertidumbre por la pandemia sanitaria, en mayo de 2020 el euríbor tocó máximos desde finales de 2016, al quedarse en el -0,081%. 

Así pues, quienes tengan próximamente la revisión anual de las condiciones de su hipoteca se beneficiarán de una rebaja. Para una hipoteca media (de un importe de unos 120.000 euros a 20 años y con un tipo de interés de euríbor + 1%), el ahorro será de aproximadamente unos 20 euros al mes y de unos 240 euros anuales.

Ahora bien, en el caso de las revisiones semestrales, la situación apunta a una estabilidad de las cuotas de los préstamos e incluso podrían producirse subidas testimoniales, ya que el euríbor registró una media mensual del -0,481% en noviembre. 

De cara a los próximos meses, los expertos prevén más repuntes del indicador, aunque descartan que a corto plazo pueda llegar a entrar en terreno positivo. De hecho, y a expensas de cómo pueda evolucionar la inflación, el mercado aplaza esta posibilidad hasta al menos dentro de dos años. 

Recordemos que de momento el euríbor lleva en terreno negativo desde febrero de 2016, gracias a las medidas que ha puesto en marcha el Banco Central Europeo (BCE) con el fin de impulsar la economía de la eurozona y los precios.

Los tipos de interés en la zona de la moneda común se encuentran en los mínimos históricos del 0,0% desde hace cinco años, mientras que la tasa de depósito (que es el interés que cobra el BCE a los bancos por depositar su excedente de liquidez en las arcas del guardián del euro) sigue en terreno negativo. El guardián del euro también está comprando deuda en el mercado, y todo apunta a que en los próximos meses no habrá grandes cambios en política monetaria con la crisis del covid-19 como telón de fondo.