Información sobre vivienda y economía

La economía española encara 2016 con la confianza de empleados y empresas en máximos

Autor: Redacción

Las buenas sensaciones que transmite la economía española no se están dejando empañar en la percepción que tienen de ella consumidores y empresarios. Ni siquiera las turbulencias políticas que se avecinan tras el complejo resultado de las elecciones del 20D han conseguido mermar su optimismo sobre el crecimiento a corto plazo.

Según los datos que publicó ayer la Comisión Europea, la confianza en la economía doméstica por parte de ciudadanos y empresas escaló en diciembre hasta los 112,4 puntos, una cota que no alcanzaba en quince años. Para ver un nivel similar habría que remontarse a marzo de 2011.

La confianza en España, además de estar en máximos del siglo, se situó a cierre del año pasado por encima de la inmensa mayoría de los países europeos. Tan solo Croacia (127,2 puntos) y Hungría (114,5) superaron el registro doméstico.

En el resto de la Unión Europea, por tanto, la confianza económica está por debajo. La media comunitaria se situó en 108,9 enteros, mientras que en Alemania se quedó en 106,9; en Italia, en 109,8; en Reino Unido, en 110,6 y en Francia, en 102,5.

Mucho peor salen aún países como Eslovaquia, Finlandia, Luxemburgo, Polonia y Grecia: son los únicos cinco de toda Europa cuyo índice ni siquiera alcanza los 100 puntos. El caso heleno es el más destacado, con 87,1 enteros.

Esta encuesta comunitaria coincidió con la publicada en nuestro país por la consultora de recursos humanos Randstad, que asegura que los trabajadores españoles son los más optimistas de Europa en lo que se refiere a la evolución económica y del entorno empresarial.

“El 88% de ellos prevé que la situación económica del país mejore durante este año, mientras que la media europea se sitúa en el 56% y la mundial, en el 51%. Además, uno de los aspectos que más llama la atención es que, en España, el porcentaje ha crecido en diez puntos porcentuales durante los últimos doce meses, pasando del 78% al 88%”, dice textualmente el informe.

Como se observa en el gráfico de Randstad, España es el tercer país de los 22 analizados con el mejor registro empatado técnicamente con México, donde el optimismo también alcanza el 88%. Este nivel nos permite sacar casi 20 puntos de distancia a Estados Unidos, 35 puntos a Alemania, 37 a Italia y tener más del doble que Francia.

De nuevo, vemos a Grecia cerrando el ranking con tan solo un 19% de trabajadores optimistas, lo que significa que ni siquiera uno de cada cinco griegos confía en que 2016 mejore el estado de salud de la economía helena.

La esperanza llega al empleo

La lectura que hace la consultora de la confianza económica es clara y directa: también trae más esperanza en términos de empleo.

“El optimismo imperante en el tejido empresarial motiva una serie de pautas o tendencias que transformarán el mercado laboral a corto y medio plazo. En España, ante el aumento de oportunidades laborales y mejora económica previstos, se detecta un incremento de la movilidad laboral y de la actividad en la búsqueda de un nuevo puesto”, asegura el estudio.

Sus cálculos apuntan a que el 16% de los ocupados están buscando un nuevo empleo de forma activa. Se trata de la cifra más elevada en dos años y supera en 1,5 puntos a la registrada hace apenas un trimestre.