Información sobre vivienda y economía

Las cinco peticiones que hacen las grandes empresas extranjeras al nuevo Gobierno de Rajoy

Las multinacionales extranjeras asentadas en España han aprovechado la recién estrenada legislatura para recordar al Gobierno qué reformas debe poner en marcha para que la rueda económica siga girando.

“Las multinacionales somos socios a largo de los países donde operamos y, aunque somos empresas de sectores muy diferentes, estamos unidas para que España atraiga inversiones. Acabado ya el 'impasse' político, nos tenemos que meter de lleno en varios retos, principalmente en la recuperación económica, la generación de empleo y la creación de un nuevo modelo productivo y para eso necesitamos Reformas a medio y largo plazo que logren mejorar la competitividad”, explica Adolfo Aguilar, presidente de la asociación Multinacionales por Marca España.

Según han explicado los primeros espadas de las filiales domésticas de gigantes como la consultora Deloitte, el banco HSBC o la empresa de recursos humanos ManpowerGroup, entre las prioridades del Ejecutivo deben estar estas cinco:

Las empresas deben ganar tamaño

El tejido empresarial en España está dominado por los pequeños negocios: casi 95 de cada 100 empresas tienen menos de 10 empleados, lo que significa que somos uno de los países de la OCDE donde más peso tienen las pymes. Los expertos recuerdan que el tamaño de las empresas es directamente proporcional a su capacidad para innovar, exportar y acceder a nuevas fuentes de financiación y también a su nivel de productividad.

“La productividad de las empresas de más de 250 empleados (es decir, de las grandes empresas) duplica a la de aquellas con menos trabajadores. En Alemania, por ejemplo, el tamaño medio de las empresas es superior al que existe en España y son más exportadoras, invierten más y se centran en productos de valor añadido. Por eso, España necesita incrementar el tamaño de las empresas”, opina Mark Hall, consejero delegado del banco HSBC en España.

Y una manera de hacerlo, según José Luis Díaz Cepero, socio responsable de consultoría de Deloitte España, es que el nuevo Gobierno ponga en marcha ayudas específicas para incentivar la concentración empresarial. En su opinión, si las empresas no pueden crecer por sí mismas, deberían unir fuerzas con otras de su competencia para poder afrontar los nuevos retos. Una alternativa que también defienden instituciones nacionales como el Círculo de Empresarios.

Reducir las trabas administrativas

Da igual a que sector pertenezca una empresa y el tamaño que tenga: todas se quejan de la cantidad de tiempo y dinero que deben invertir para realizar un trámite. Se trata, además, de una asignatura pendiente para todo el sector público, lo que engloba al Estado central, a las autonomías y a los municipios.

En este sentido, los expertos defienden que eliminar las trabas burocráticas ayudarán a España a ganar posiciones dentro del ranking ‘Doing Business’ que realiza cada año el Banco Mundial. Una clasificación que mide qué economías dan mayores facilidades a los negocios y en la que ocupamos un modesto puesto 32.

Por ejemplo, estamos peor que la media de la OCDE en lo que se refiere a los permisos para construir un local o abrir un negocio nuevo. En términos generales, un empresario debe realizar más procedimientos que en otros países (entre trámites e interacciones con el organismo que debe concederle la licencia) y sale más caro en proporción a los ingresos per cápita. Según HSBC y Deloitte, “España necesita eliminar cargas administrativas y tener una Administración más eficiente”.

Acercar la educación a la demanda laboral

Para poder crear más puestos de trabajo y de mejor calidad, las multinacionales que operan en nuestro país reivindican al nuevo Ejecutivo una mayor flexibilidad laboral y un acercamiento entre el mundo educativo y el empresarial.

Aseguran que debemos ser capaces de formar a los profesionales que necesitan las empresas, aunque su realidad es bien diferente: tienen dificultades para encontrar candidatos que cubran las vacantes disponibles. “Hay unas 700.000 personas en España que no encajan en el mercado laboral actual y que ninguna empresa de recursos humanos hemos logrado colocar. Por eso es necesario estrechar lazos entre la educación y el sector privado e incentivar los primeros empleos de los jóvenes”, sostiene Raúl Grijalba, presidente de ManpowerGroup España.

Anticiparse a la transformación digital

En la agenda del nuevo Gobierno tampoco puede faltar una estrategia sobre transformación digital, una de las claves de los próximos años.

“Muchos piensan que la transformación digital es tener Internet, pero la realidad es que los cambios van a afectar a los modelos de negocio de las empresas, lo que sin duda merece una reflexión profunda. La gran transformación llegará como mucho en una década y tenemos que estar preparados”, sostiene el responsable de Deloitte.

Las multinacionales recuerdan que estamos en la era de la globalización y el desarrollo tecnológico, por lo que cualquier medida que lleve a cabo el Ejecutivo para facilitar la lucha de las empresas en este entorno será positiva.

Aumentar la inversión en I+D

Las multinacionales también exigen al Ejecutivo que no pierda de vista las inversiones en innovación y desarrollo, una materia clave para que España y sus empresas ganen competitividad y ofrezcan valor añadido y en la que nuestro país ocupa una posición muy modesta en el marco europeo.

Según los datos de Eurostat, destinamos el 1,26% del PIB a la I+D, mientras que en el conjunto de la UE el promedio se queda en el 2%. Además, solo hay siete empresas españolas entre las 1.000 que más invierten en innovación en el mundo, tal y como señala la consultora PwC. Telefónica, Amadeus, Grifols, Iberdrola, Acciona, Indra y Repsol han destinado este año 2.539 millones de dólares (unos 2.330 millones de euros), un 4,5% más que en 2015, aunque dicha inversión conjunta es cinco veces inferior a la realizada por Volkswagen, Samsung o Amazon, las tres firmas que lideran el ranking.