Información sobre vivienda y economía

Verano dulce para los fondos de inversión: baten récord de partícipes y su patrimonio enfila máximos

El mundo de los fondos de inversión está de enhorabuena: este verano está batiendo récords tanto en volumen captado como en número de cuentas que poseen los partícipes en estos productos de inversión colectiva.

Según los datos que maneja la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco), actualmente hay 253.146 millones de euros invertidos en fondos nacionales (incluyendo aquí todas las categorías: garantizados, mixtos, de renta variable, de renta fija…), una cifra que supera en 1.727 millones de euros a la registrada en junio y que ha crecido en casi 18.000 millones en lo que llevamos de año. Esto significa que cada día aproximadamente entran 85 millones de euros en algún fondo de inversión.

Para hacerse una idea de cuánto se ha incrementado la apuesta por esta alternativa de ahorro basta recordar que el volumen actual duplica al que existía a finales de 2012. Por aquel entonces, había invertidos en torno a 122.300 millones, de acuerdo con Inverco. Si echamos un vistazo a las evolución histórica descubrimos que solo en 2006 se superó la cifra actual, por lo que estos productos tienen a tiro marcar nuevos máximos. Hasta ahora, el récord data de octubre de dicho año, cuando el patrimonio de los fondos rozó los 256.500 millones de euros. 

Pero el crecimiento espectacular de los fondos no solo viene de la mano del patrimonio que captan, sino también de los partícipes. Según el último dato disponible, existen actualmente 9,79 millones de cuentas de partícipes (en junio había 203.000 menos), la cifra más alta de la historia.

Al igual que sucedía con el patrimonio invertido, el número de cuentas de los partícipes en fondos de inversión nacionales se ha disparado hasta llegar a duplicarse en menos de un lustro. En diciembre de 2012, sin ir más lejos, había 4,47 millones. Ahora bien, en los años previos al estallido de la crisis (2004 a 2007) la cifra sí llegó a situarse por encima de los 8 millones para luego reducirse casi un 50%.

¿Y cómo valoran los expertos estas cifras? La propia patronal de los fondos de inversión y pensiones asegura que “los ahorradores nacionales continúan confiando en los fondos de inversión como instrumentos para canalizar sus inversiones”.

Entre las ventajas de los fondos está su fiscalidad: que no se tributa por ellos en el IRPF hasta el momento en el que se hace líquida la inversión (es decir, se vende). De hecho, gozan de un régimen de traspasos que permite el aplazamiento de la tributación, siempre y cuando el inversor invierta el dinero que ha sacado de un fondo para meterlo en otro.

Así, recalca Inverco, “el partícipe no tributará por la ganancia (plusvalía) generada hasta que no decida rembolsar. Las ganancias y pérdidas patrimoniales se integran y compensan en la base imponible del ahorro conforme a la normativa del IRPF y, si tal base fuera positiva, tributará a un tipo fijo del 18%”.

A la fiscalidad ventajosa se une que son productos supervisados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que son muy líquidos (en términos generales se pueden comprar y reembolsar participaciones cada día), que están obligados a diversificar su inversión (no puede tener una exposición al mismo emisor superior al 5%), que tienen en cuenta el perfil de riesgo del inversor (conservador, moderado o más arriesgado).

Para Enrique Borrajeros, socio y director de desarrollo de negocio de Abante, esta subida tiene su lógica. “Este vehículo es extraordinario para prácticamente cualquier tipo de inversión. Es una fórmula de acumular capital y ahorro a largo plazo teniendo en cuenta el nivel de riesgo de cada uno y que permite tener el patrimonio bien gestionado a un coste reducido”, explica. Borrajeros también añade que los inversores cada vez son más conscientes de las ventajas de tener una cartera diversificada y cree que el mercado de los fondos de inversión seguirá al alza en España.