Información sobre vivienda y economía

La socimi Merlin pierde el 'efecto Brookfield' y amplía su caída anual en bolsa por encima del 40%

Autor: Redacción

Merlin Properties ha retomado las caídas en bolsa tras vivir un rally veraniego. El gigante inmobiliario del Ibex 35, que acumulaba un descenso del 30% desde la entrada en vigor del estado de alarma hasta el cierre de julio, empezó el octavo mes del año con una fuerte subida en bolsa.

El pasado 4 de agosto sus títulos se dispararon un 9,9%, impulsados por el interés del fondo de inversión canadiense Brookfield de entrar en el capital de la socimi liderada por Ismael Clemente e incluso la posibilidad de llevar a cabo una opa. En la jornada siguiente, los títulos se anotaron otro 2,2% y marcaron máximos desde mediados de junio, tras recuperar los 7,8 euros por acción. En las sesiones posteriores se mantuvo estable y llegaron a situarse en 7,83 euros el 11 de agosto, pero desde entonces se han vuelto a imponer los descensos y la compañía se ha dejado más 6%, lo que se traduce en unos 200 millones de euros en términos de capitalización.

Actualmente sus acciones se mueven de nuevo alrededor de los 7,3 euros, lo que le lleva a cotizar de nuevo en los niveles previos al repunte de la posible entrada de Brookfield en su capital, y acumulan una caída del 42% en lo que llevamos de año (el 31 de diciembre de 2019 cotizaban a 12,79 euros).

Según los analistas consultados por idealista/news, los títulos de Merlin Properties están tremendamente baratos. Además, defienden la diversificación y calidad de su portfolio, así como de su equipo gestor, y sostienen que durante la crisis del coronavirus la compañía ha sido castigada en exceso, lastrada por la caída de actividad en los centros comerciales y las previsiones de caída de valoración de dichos inmuebles o de las oficinas, así como la incertidumbre sobre cómo les puede afectar en el futuro la irrupción del teletrabajo o la apuesta creciente por las compras online.  

Como consecuencia, su capitalización bursátil ronda los 3.462 millones de euros, frente a los más de 6.000 millones en los que despidió 2019. Además, dicha cantidad está muy por debajo del valor de su cartera: el valor neto de sus activos por acción asciende a 15,68 euros, según los resultados del primer semestre publicados por la compañía.

Tras esta fuerte caída, el consenso le otorga una recomendación de compra y un potencial de revalorización cercano al 40%. Ahorro Corporación, por ejemplo, estima que en un plazo de 12 meses las acciones de Merlin podrían acercarse de nuevo a los 10 euros, mientras que el equipo de análisis de Bankinter cree que podrían elevarse hasta el entorno de los 10,5 euros.

Según la entidad, lo más destacado es que tiene una rentabilidad por dividendo superior al 6% (el doble que su homóloga Colonial) y una cartera diversificada: "los activos con mayor riesgo por los efectos del covid-19 representan un 30% de su cartera (20% centros comerciales, 5% oficinas en periferia y 5% otros), mientras que el 70% restante presenta un perfil de riesgo bajo (45% oficinas 'prime', 15% de porfolio formado por sucursales alquiladas a BBVA y 10% logístico)”, afirman desde Bankinter.

Desde Renta 4 también refrendan el potencial de la socimi en bolsa y consideran que los resultados del primer semestre del año han reportado un impacto menor al esperado, especialmente en cuanto a la valoración de sus activos. Por eso, asegura la firma, “esperamos una respuesta positiva en su cotización al comprobar la resiliencia tanto de las rentas como de la tasación de los activos en un valor excesivamente castigado, que cotiza con un descuento sobre el valor neto de sus activos superior al 50%”.