Información sobre vivienda y economía

Los trabajadores españoles son mucho más baratos que los europeos pero su Seguridad Social es de las más caras

Gtres
Gtres

Los últimos informes sobre el mercado laboral europeo muestran la curiosa dicotomía que se da en nuestro país. En España, el coste por hora trabajada que soporta una empresa es un 27% más reducido que en la media de la eurozona, mientras que las cotizaciones a la Seguridad Social y las aportaciones a seguros y planes de pensiones son un 16% superior.

Las cifras no engañan y, según las que han publicado la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) y el Instituto de Estudios Económicos (IEE), el mercado laboral en España vive una situación de lo más curioso: mientras el coste por hora trabajada es mucho más bajo que en la media europea, el vinculado a las cuotas a la Seguridad Social y las aportaciones de previsión social (planes de pensiones, seguros…) es más elevado.

En concreto, tal y como detalla el informe de Funcas que se basa en datos de Eurostat (la oficina de estadísticas comunitaria) en 2014 el coste total por hora trabajada en nuestro país se situó en 21,3 euros, lo que significa que es un 13,4% inferior a la media de la Unión Europea (24,6 euros) y hasta un 27% más reducida que el promedio de la eurozona.

La brecha es todavía mayor si se compara la cifra doméstica con la de los países nórdicos y del centro del continente. En Dinamarca, por ejemplo, el coste por hora trabajada supera los 40 euros, mientras que en Bélgica, Suecia, Luxemburgo, Francia y Holanda la cifra supera los 35 euros. En Alemania, Austria o Finlandia, el coste es algo inferior, aunque se mantiene por encima de 30 euros.

“No parece, por tanto, que la magnitud de los costes laborales salariales o su diferencia respecto a la media europea puedan justificar nuestra elevada tasa de paro”, resalta Funcas.

El sueldo medio es un 20% más bajo

Todas estas cifras están en consonancia con los salarios medios que cobran los europeos. Un terreno en el que, de nuevo, España está por debajo de la media comunitaria.

Según los cálculos de la consultora de Recursos Humanos Adecco, el sueldo medio en los Veintiocho durante el ejercicio 2014 fue de 2.062 euros. ¿Y dónde se situó el nuestro? En 1.634 euros, lo que nos sitúa en la parte baja del ranking, donde Dinamarca es el número uno (3.706 euros) y Bulgaria, el último (376 euros).

El coste de la Seguridad Social es un 16% más alto

La otra parte de esta dicotomía tan curiosa que se da en España es que, a pesar de que los empresarios españoles pagan a sus trabajadores un sueldo más bajo que los europeos, deben afrontar unos costes laborales no salariales mucho más altos que la mayoría de sus socios comunitarios.

Tanto es aquí que España es el séptimo país europeo donde las empresas se gastan más dinero en pagar las cuotas a la Seguridad Social, las aportaciones a planes de pensiones, seguros o mutualidades y en los salarios en caso de enfermedad.

Según el informe que ha publicado el Instituto de Estudios Económicos (IEE), que se basa en los datos de la Oficina Federal de Estadísticas de Alemania, los costes laborales no salariales en el sector privado suponen 31 euros por cada 100 euros de salario bruto en la media de la Unión Europea.

En el caso de España, la cifra escala hasta 36 euros por cada 100 de sueldo, lo que nos sitúa en línea con Austria, pero por delante de Alemania (28), Finlandia (27), Portugal (27), Reino Unido (19), Croacia (18) o Dinamarca (15). Los dos extremos de la lista los protagonizan Francia (47) y Malta (9 euros por cada cien de sueldo).

¿Y qué piensan los expertos de todo esto? Empresarios y economistas no dejan de insistir en la necesidad de que se reduzcan más estos costes para poder crear más puestos de trabajo.

“Está claro que algo no funciona. Nuestro mercado laboral es muy diferente al de nuestros vecinos europeos y no hay duda de que tenemos un mal endémico. Nos queda mucho camino por delante para solucionar el problema que tenemos de costes, de diseño del mercado del trabajo y de productividad”, concluye Juan Carlos Martínez Lázaro, economista de IE Business School.