Información sobre vivienda y economía

Tres de cada cuatro mayores de 55 años en paro creen que no volverán a trabajar tras el covid-19

Este colectivo supone un 15% de los parados en España y corre el riesgo de no reicorporarse al mercado laboral

Pixabay
Pixabay
Autor: Redacción

Los mayores de 55 años que están en paro forman uno de los colectivos laborales con más riesgo del mercado laboral. Actualmente, más del 60% de ellos se encuentra en situación de desempleo de larga duración (lo que significa que llevan al menos un año sin trabajar) y suponen el 15% de los parados. Su peso ha ido creciendo en los últimos años y prácticamente duplica al de 2010 (cuando solo el 8% de las personas sin empleo tenía más de 55 años). 

El problema, según la Fundación Adecco, es que el paro de larga duración de este colectivo se está conviertiendo en crónico y que se agravará con la crisis del coronavirus. Según una encuesta realizada por el organismo, el 75% de los mayores de 55 años que están en paro cree que no volverán a tener un contrato de trabajo estable.

"Como les sucede a otros segmentos de la población vulnerables, como personas con discapacidad o con escasa formación, la pandemia puede suponer un doble varapalo para los profesionales mayores de 55 años. Los seniors, que ya encontraban grandes dificultades para encontrar su lugar en el mercado en la era precovid-19, se enfrentarán durante los próximos meses a un aumento exponencial de la competencia, que podría dejarles fuera del mundo laboral si las empresas no se comprometen con proyectos de inclusión sociolaboral y aplican criterios inclusivos en sus procesos de selección", explica la Fundación.

Entre los obstáculos que tienen estos profesionales para encontrar un empleo se encuentran que sus competencias están en muchos casos desfasadas respecto a las necesidades de las empresas y a que muchas compañías tienen dudas a la hora de contratar a mayores de 55 años para determinados puestos. En este escenario, la Fundación pone sobre la mesa la importancia de la experiencia en la competitividad empresarial y económica, y pide reconvertir la crisis del coronavirus en una oportunidad para cambiar la tendencia de los últimos años, sobre todo porque el envejecimiento de la población española sigue avanzando y ya se contabilizan 122 jubilados por cada 100 menores de 16, frente a los 115 de hace apenas un lustro. 

"La pandemia ha de ser un punto de inflexión para resetear esquemas tradicionales y abrirse a la contratación de los seniors como clave para la competitividad del país. Es el mayor reto de nuestra era y no se trata únicamente de justicia social, sino de una necesidad imperante en una nación en récord de envejecimiento, que no podrá salir adelante si renuncia a una fuerza laboral cada vez más numerosa. O actuamos ahora o pronto será demasiado tarde”, recalcan desde la Fundación. 

Según los datos del INE, actualmente el 61,7% de los parados mayores de 55 años supera el año sin trabajo y la mayoría de ellos (49%) lleva más de 2 años sin encontrar empleo. Una cifra que se reduce en 20,2 puntos porcentuales entre el resto de la población, alcanzando el 41,5%.

Así, la Fundación Adecco señala que "la vida profesional de un trabajador no puede finalizar si pierde su empleo con más de 50 ó 55 años. En este contexto de envejecimiento sin precedentes, no es de recibo que el desempleo senior se trate como una transición precaria a la jubilación. Muy al contrario, es imprescindible acompañarlos en su reciclaje profesional. Al mismo tiempo, el profesional debe abandonar la mentalidad inmovilista y asimilar el aprendizaje permanente como única vía para conectar con un mercado en continuo cambio”.

El estudio concluye que la emergencia sanitaria podría agravar estos problemas y alerta de que "estando los desempleados mayores de 55 años especialmente expuestos a la cronificación del desempleo, podrán dar el paso definitivo a la inactividad si no evolucionamos hacia un nuevo paradigma".