Información sobre vivienda y economía

Barcelona planea construir más vivienda de la prevista en el 22@

Flickr/Creative commons
Flickr/Creative commons
Autor: Redacción

El 22@, que nació en el año 2000, es la transformación urbana de 115 manzanas, en su origen industriales, en una zona de negocios y tecnológica referente en Barcelona. Muchos solares aún están por edificar y el Ayuntamiento, conocedor de ello, inició hace un año y medio un proceso participativo con los vecinos para poder explotar 70 hectáreas de la zona para construir más vivienda de la prevista y responder a la crisis habitacional de la ciudad.

El denominado 22@ se consensuó hace 18 años entre ministerio de Fomento, Gobierno autonómico y Ayuntamiento relanzarlo como zona de actividad económica. También reservaba espacios para vivienda, equipamientos y zonas verdes. A día de hoy, se han urbanizado 15 kilómetros de calles, y hay unas 9.000 empresas instaladas en el distrito, donde trabajan alrededor de 93.000 personas. 

Con todo, los pisos pisos proyectados, unos 4.000, no se han materializado ni la mitad. De la misma forma, la mayoría de equipamientos destinados en la zona no se han construido y las zonas verdes están por debajo del 40% proyectado (a pesar de que el futuro parque de la Canòpia podría rebajar esa carencia). 

En materia de vivienda, el plan urbanístico del 22@ prevé un 10% de lo que levante a pisos de protección. Tanto Ayuntamiento como vecinos están de acuedo en aumentar esas cifras aunque en lo que disgregan es en si debe ser toda la vivienda pública.

Los empresarios de la asociación 22@Network, por ejemplo, son partidarios de que se ceda planeamiento a vivienda privada. Los propietarios del suelo, que no son más de veinte, también construirían más pisos si eso supondría mayor actividad económica. 

El presidente de la asociación de empresas 22@Network, Xavier Monzó, subraya que el distrito es “un pacto entre vivir y trabajar”y calculan unos 5.000 nuevos empleados al año hasta 2022

Para poder construir más vivienda en la zona deberían modificar el Plan General Metropolitano, para que algunas parcelas destinadas a oficinas pasasen a uso residencial. Una de las zonas clave para ello es la parte alta del distrito, de la Diagonal para arriba. En ese perímetro, el Ayuntamiento compró la antigua fábrica La Escocesa con el objetivo de construir vivienda y equipamiento públicos.