Información sobre vivienda y economía

El 22@ de Barcelona, el distrito donde todas las empresas quieren estar

De todas las evoluciones urbanísticas vividas en Barcelona, la ciudad dio un salto cuando a finales del siglo XX decidió emprender una renovación de una parte del distrito de Sant Martí, El Poblenou, ese triángulo delineado por la Diagonal, la Meridiana y la Ronda Litoral: transformar 200 hectáreas (lo equivalente a 115 manzanas) del llamado 'Manchester catalán' por el pasado industrial de la ciudad, lleno de fábricas abandonadas y parcelas degradadas, en un distrito innovador y productivo para el desarrollo de actividades financieras y tecnológicas, pero no supusiera algo heterogéneo  al barrio y sus vecinos.

El éxito no les ha fallado en sus 17 años de existencia. Es, en parte, lo que hace que sea esa ciudad moderna y abierta al mundo que todos quieren conocer. Desde entonces se han instalado más 4.500 empresas en el distrito financiero. Firmas como Yahoo! I+D, Microsoft, Mediapro, Groupalia, Capgemini, Indra... ya escogieron el 22@. Este año ha sido polo de atracción para Regus, Hewlett Packard, Criteo, Eurecat, Cuatrecasas, Amazon... Incluso su edificio estrella, Torre Agbar, se postula como candidato a ser la sede de la Agencia Europea del Medicamento. Estas han sido las últimas operaciones firmadas para instalarse en el 22@:

Médicos sin Fronteras
Googlemaps
Googlemaps

Los 300 trabajadores que tiene Médicos sin Fronteras (MSF) en calle Nou de la Rambla se trasladarán al edificio Arroba, de 6.500 m2. La operación supuso 14 millones de euros.

La organización es independiente a cualquier gobierno. Se financia gracias a sus cinco millones de socios. Presume de disponer niveles de reservas y tesorería óptimos. Eso le ha permitido buscar una nueva sede para sus 300 empleados en Barcelona, uno de los cinco centros de operaciones que tiene repartidos por el mundo.

Actualmente el inmueble, con 6.500 m2 distribuidos en cuatro plantas, cada una de ellas de 1.626 m2, está en proceso de rehabilitación para adaptarlo a las necesidades del nuevo dueño. Este edificio, por eso, ha ido pasando por diferentes manos desde su construcción, allá por el año 2000. Mucho antes de ser la futura llegada de MSF, fue la sede de la aseguradora estadounidense Liberty Insurance, la filial de American International Group (AIG). AIG se lo compró a la inmobiliaria Núñez i Navarro, su antecesor dueño, a finales del 2000 por un importe de 6 millones de euros, antes de que acabara su construcción.

La aseguradora hizo una rehabilitación integral al edificio en 2003, con su filial española arrendada en el inmueble, para acabar revendiéndolo por 18 millones a la familia Ryan, los propietarios de la aerolínea Ryanair. Pero apenas duraron un año. En 2004 se lo vendieron a Urprasa por 23 millones de euros, con unas jugosas plusvalías.

Finalmente, MSF encontró en el edificio Arroba su futura sede en la capital catalana. Ha realizado la compra gracias a un crédito hipotecario a diez años y con unas buenas condiciones financieras, según fuentes de la propia ONG.

Atos Origin
Googlemaps
Googlemaps

El edificio de Pere IV 289 se acabó de construir hace un año, en julio de 2016, a cargo de La Llave de Oro, y en menos de seis meses se cerró la operación inmobiliaria con quien sería el dueño: el grupo Catalana Occidente, a través de su aseguradora Plus Ultra, se lo compró a la promotora catalana por 21 millones de euros.

Apenas duraron dos años las obras. Levantaron un inmueble de siete plantas en uno de los solares deshabitados de El Poblenou. La finca la estrenó en enero la compañía tecnológica Atos Origin a modo de arrendatarios, pero no son nuevos en el distrito: ya estaban en el 22@, en el número 200 de la Diagonal, en los locales a pie de calle del centro comercial Glòries. Así, este enero trasladó a sus 500 trabajadores al nuevo inmueble de Pere IV.

La empresa, de origen francés, se dedica a la consultoría de gestión y tecnologías de la información y ocupan íntegramente el inmueble.

¿Futura sede de la Agencia Europea del Medicamento?
Flickr/Creative commons
Flickr/Creative commons

El proceso del Brexit tiene efecto rebote en España. Entre las diferentes áreas donde aventajar a Reino Unido, una es en sedes de compañías europeas, algo con lo que la península ibérica puede ofrecer condiciones más rentables que otros países de la Unión Europea. De entre las sedes que europeas instaladas en Reino Unido que buscan nuevo emplazamiento, está la de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, sus siglas en inglés). Y su destino podría ser la Torre Agbar.

Se trata de un organismo creado en 1992 responsable de conceder la autorización de comercialización de medicamentos, además de supervisar su correcta elaboración.

Todo parece encajar perfectamente en un engranaje estratégico desde distintas administraciones: para la Generalitat es potenciar Cataluña en Europa; el Ayuntamiento logra dar salida a una mole de más de 30.000 m2 que no han conseguido llenar en sus 12 años de vida; y el Gobierno central estrecha lazos con Cataluña al apostar por una sede europea en una región inmersa en un proceso político de secesión.

Más allá de los intereses políticos para que acoja Barcelona la sede de la EMA, si Barcelona gana la candidatura de aquí a septiembre ayudará no solo a dar salida a uno de sus edificios más emblemáticos pero de complejas características, también sería un caramelo económico y de desarrollo tecnológico trasladar una sede europea a la ciudad. Aparte de dar empleo a 900 personas, debería atender a más de 4.000 colaboradores que la compañía recibe al año.

Conseguir que EMA se instale en el edificio estrella del 22@, y el tercero más alto de toda la ciudad con sus 142 metros, sería el último empujón para convertir Barcelona en uno de los mejores destinos de negocio.

Amazon
grupo Castellví
grupo Castellví

Amazon nació en 1994 pero no llegó a España hasta 2011. Desde entonces no ha dejado de expandirse en la península ibérica, donde ha creado más de mil puestos de trabajo entre oficinas y centros logísticos de Madrid y Barcelona. Pero últimamente su presencia ha aumentado especialmente en Cataluña. Suma cuatro centros en la región, y su apuesta más fuerte es el centro logístico de más de 60.000 m2 de El Prat.

Es en ese contexto de crecimiento en el que decide fijar una sede para el sur de Europa en Barcelona. El inmueble fichado ha sido uno que aún está por acabar, el denominado 22@ Bussiness Park. Es en la esquina que cruza las calles Tánger y Badajoz, justo detrás de la Torre Agbar, el Grupo Inmobiliario Castellví inició la construcción de este importante parque empresarial.

El grupo Castellví junto a los fondos inmobiliarios Stoneweg y 1810 capital son los propietarios y han firmado un contrato de arrendamiento con Amazon, la mayor operación inmobiliaria de los últimos diez años en Cataluña.

Se trata de un complejo compuesto por dos edificios: Luxa Gold y Luxa Silver. En este último es donde se instalará la compañía norteamericana. Es un edificio de 13.035 m2 construido con una piel acristalada. Se ha protegido del sol pero, a la vez, recibe en su interior luz entre las franjas verticales, dando una imagen única. Cuenta con el distintivo de calidad de eficiencia energética Leed Gold. Se divide en ocho plantas y dispone de más de 200 plazas de parking.

Las llaves se le entregarán a Amazon en febrero de 2018 para que instale a los nuevos 500 empleados de su sede europea.

Eurecat-Centre Tecnològic de Catalunya
Eurecat
Eurecat

Eurecat ya estaba instalado en el 22@, en un edificio de la avenida Diagonal, pero recientemente anunció que estrenaban nueva sede en el distrito financiero de Barcelona. El inmueble elegido es el complejo Cornerstone, tres edificios que suman más de 21.000 m2 y del que Eurecat ocupará 3.455 m2. Tendrán de vecinos empresas como ADP, Henkel Ibérica o la consultora Netcentric.

El edificio, que ocupa el cruce de calle Bilbao con Camí Antic de Valencia, se inauguró en 2013. El complejo empresarial cuenta con plaza privada para clientes de 2.100 metros cuadrados y dispone del certificado de sostenibilidad Leed.

De los tres edificios del complejo, Eurecat se instala en el inmueble que cuenta con 5 plantas, donde se desarrollará investigación en el campo digital y media, que incluye inteligencia artificial, ciberseguridad y tecnologías multimedia. Eurecat, con 73 patentes y ocho filiales, cuenta con más de 600 trabajadores que trabajan en desarrollar I+D para miles de empres. En 2016 facturó 43 millones de euros.

Criteo
Flickr/Creative commons
Flickr/Creative commons

Esta es quizá la oficina más alejada del epicentro del distrito, pero no por ello debe olvidarse. Criteo amplió su sede en una de las torres más icónicas del ‘skyline’ barcelonés, junto al hotel Arts: la Torre Mapfre, en la desembocadura de la calle Marina, frente al mar.

Ya contaba con dos plantas en el edificio, pero hizo su sede barcelonesa la más importante de Europa al contratar el pasado febrero dos plantas más del inmueble para 250 empleados más y disponer de un total de 2.450 m2.

La multinacional, especializada en campañas de márketing digital, da servicio a medianas y grandes empresas de 14 países de Europa, Oriente Medio y África, como Sony, LetsBonnus o H10 Hotels.

La compañía, fundada en 2005, llegó a las Torre Mapfre en 2014 con un equipo de 24 trabajadores, pero el crecimiento empresarial es lo que les ha obligado a ampliar la sede. Ahora es más significativa que la que tienen en París, por razones como el dinamismo y el atractivo que les proporciona una ciudad como Barcelona, algo que les ayuda a reclutar trabajadores más innovadores.

El icónico edificio, por eso, estuvo a punto de ser vendido por más de 350 millones de euros, pero el actual Ejecutivo municipal bloqueó la venta por restricciones urbanísticas. La única manera de rentabilizar esa inversión era transformando el edificio en un hotel a principios de 2017, pero la moratoria hotelera del Ayuntamiento frenó la compra: el PEUAT impedía construir nuevos hoteles en esa zona. Así, la compañía aseguradora continuó como propietaria del inmueble, que ya carga a sus espaldas 25 años, algo que, a su vez, lo convierte en obsoleto si se compara con los nuevos edificios que se construyen por la zona. Sin embargo, todso estos cambios es algo que muchos inquilinos de la torre desconocían.

La torre se constituye por 39 plantas que suman un total de 45.000 m2. Actualmente Mapfre, la compañía propietaria y que da nombre al edificio, ya no se ubica en él, y tiene todo el espacio arrendado a terceros, quienes solo ocupan un 70% de toda su superficie.

HP, Hawkers y Regus
Flickr/Creative commons
Flickr/Creative commons

El edificio @Mar fue propiedad de AXA Real Estate hasta 2013, que pasó a manos de Autonomy Capital. Es un complejo de edificios acristalados con una superficie total de 12.600 m2 distribuidos en 11 plantas y cuenta con 216 plazas de parking.

En enero de este año se anunció la llegada Hewlett Packard al distrito de la innovación, al número 193 de calle Pallars. Este mismo año, la empresa ilicitana de gafas de sol Hawkers anunció en abril que trasladaba la sede de su grupo matriz, Hawkers Group, al 22@, en el mismo edificio que la compañía norteamericana. Ese mismo mes, el gigante del coworking, Regus, confirmó que adquirió un espacio de 3.000 m2 en el 22@, en la misma dirección que los dos anteriores.

Los primeros ya contaban con unas oficinas en la provincia de Barcelona, en Sant Cugat del Vallès, pero decidieron abrir unas nuevas oficinas en el centro financiero por  excelencia de la capital catalana. Su ubicación ha sido la cuarta y quinta planta del edificio.

Cuatrecasas
Cuatrecasas
Cuatrecasas

Cuatrecasas es también uno de los recién llegados al distrito. A finales de diciembre inauguraron su nueva sede en Diagonal 191, cuyo encargo se realizó en 2014 a los chicos del estudio de GCA architects, Francisco de Paz y Josep Riu. Ello les ha otorgado recientemente el premio Catalunya Construcció 2017, que organiza el Colegio de Aparejadores.

El edificio está formado por dos torres acristaladas, una de 11 plantas y la otra de 18, que alcanzan los 72 metros de altura, gracias al atrio que parece que se resbale a mitad de una de las torres. Los 607 profesionales que trabajan en él, cuentan con espacios singulares, como ese amplio atrio y un aditorio.

Este imponente edificio de oficinas dispone de una superficie total de unos 28.000 m2, que ofrece una capacidad para más de 1.000 personas. Cada rincón está inundado de luz natural y sus espacios flexibles están diseñados para ir alternando las salas y despachos con zonas de trabajo diáfanas.

Se ha empleado para su construcción los materiales de más alta calidad y no solo se trata de un orden estético: se ha proyectado para cumplir con rigurosos estándares de eficiencia energética, lo que supone un ahorro de hasta un 30% de ahorro energético comparado con otros edificios en altura. Ello le ha otorgado la certificación LEED con categoría GOLD del US Green Building Council.