Información sobre vivienda y economía

Una minicasa vertical o cómo tener todas las comodidades en menos de 10 m2

Glamping Hub
Glamping Hub
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

El precio del suelo es una de las variables que más condicionan el precio de la vivienda. Si observamos la evolución en España desde 2008, cuando explotó la burbuja inmobiliaria y en un contexto de grave crisis económica, su precio ha mantenido una constante tendencia a la baja en gran parte de los municipios españoles. Por ejemplo, en la segunda mitad del pasado 2018, el precio del suelo cayó en alrededor de un 4%. Una bajada que, sin embargo, no se está produciendo en las grandes urbes. En Madrid, sin ir más lejos, se han llegado a registrar incrementos de hasta el 20%.

Los datos ofrecidos por el Ministerio de Fomento entre abril y junio de 2019 desvelaron que el precio medio en los municipios de más de 50.000 habitantes se situó en 268,8 euros el m2. Esta cifra es la más baja desde el tercer trimestre de 2014, cuando se situó en 208,6 euros por m2. Una cifra media que es muy superada en algunas zonas, como en la Comunidad de Madrid o Cataluña donde los precios superan los 400 euros por m2.

En este contexto, están apareciendo diferentes soluciones para reducir su impacto en el precio de la vivienda. Y una de ellas es la de construir de forma vertical, con el objetivo de conseguir una buena cantidad de metros cuadrados, pero distribuidos en diferentes plantas. Y ejemplos de esta forma de construir hay muchos.

Uno de ellos lo podemos encontrar en la ciudad de Castleton (Ontario, Canadá), y demuestra que es posible disfrutar de todo tipo de comodidades en una casa donde la verticalidad es el elemento clave.

A esta bonita casa prefabricada, por su forma y color, se le conoce como la Torre Roja y ocupa una extensión de suelo de 3 por 3 metros; es decir, solo 9 m2. Aunque, precisamente gracias a su verticalidad, tiene muchos más metros útiles para sus inquilinos, algo que se une al fantástico enclave en la que se ubica, en el que es posible disfrutar de un fantástico entorno natural. Rodeada de un exuberante bosque, la torre se encuentra en una pequeña colina con una gran terraza al aire libre, que sirve como la sala de estar principal para el retiro.

Esta pequeña casa, que por metros cuadrados puede incluirse en la categoría de ‘tiny house’, está pintada de un potente color rojo. Al cruzar la puerta, la casa destaca por ser muy compacto, pero, al mismo tiempo, ofrecer espacio y comodidad suficiente para ser habitada por dos personas. El interior está forrado con pisos y paredes de madera, lo que le da al espacio una cálida sensación de cabina. En el primer piso, los huéspedes pueden aprovechar un espacio de salón cómodo, así como una cocina, que viene equipada con horno tostador, placa eléctrica y microondas.

El dormitorio se encuentra en el altillo del segundo nivel. Aquí se pueden encontrar todos los elementos que corresponden a una estancia de descanso. Junto al dormitorio se encuentra un espacio para el aseo personas. Un aseo que también puede realizarse en otra estancia en el exterior, con una ducha al aire libre a pocos pasos de la pequeña casa.

Junto a la fachada se pueden situar dos cómodas tumbonas, desde las cuales disfrutar de paisaje o relajarse leyendo un buen libro; o una mesa con sillas en las que comer, cenar o tomar un aperitivo al aire libre.

Esta pintoresca minicasa con forma de torre se ofrece para el turismo rural, muy adecuado para aquellas personas que tratan de encontrar un lugar en el que descansar de la ajetreada y estresada vida de la ciudad. De hecho, el área de Castleton es conocida por sus pintorescos paisajes de colinas y bosques, que ofrecen mucho. Desde la casa parten muchas rutas para realizar senderismo y paseos en bici o a caballo, para perderse en una zona preciosa y, sobre todo, muy tranquila.

Aunque este ejemplo de pequeña casa vertical se encuentra en un espacio rural, sin duda, este tipo de arquitectura puede señalar el camino a seguir para nuevas construcciones también en el ámbito rural como en el urbano. La poca cantidad de suelo necesario para levantar este tipo de estructuras puede suponer una ayuda para mantener unos precios de vivienda asequibles, al necesitar menos suelo, y, al mismo tiempo, ofrecer una mayor oferta.