Información sobre vivienda y economía

Bankia estudia vender de golpe los 6.300 millones que tiene en activos inmobiliarios

Autor: Redacción

Bankia quiere aprovechar el hambre de ladrillo español que siguen teniendo los grandes inversores internacionales. Tanto es así que el banco quiere intentar vender de una tacada toda su cartera inmobiliaria.

Según ha reconocido el consejero delegado de la entidad, José Sevilla, una de las prioridades estratégicas del banco durante los próximos meses será la desinversión en activos inmobiliarios. Una vez que termine definitivamente el proceso de fusión con BMN, la cartera de adjudicados y préstamos con colateral inmobiliario de Bankia se situará alrededor de los 6.320 millones de euros. 

Actualmente Bankia posee unos 3.150 millones en inmuebles y unos 1.100 millones de préstamos a promotores morosos. A esos 4.600 millones habría que sumar los 600 millones en préstamos y los 1.470 millones en adjudicados de BMN.

A pesar de que a priori parece una cifra muy elevada, lo cierto es que en los últimos meses ya hemos visto operaciones incluso superiores. El referente es el acuerdo al que llegó Santander con el fondo de inversión estadounidense Blackstone en verano para traspasarle el 51% del ladrillo procedente de Popular, entidad a la que el primer banco español absorbió a principios de junio por petición de Europa.

El valor bruto de los activos traspasados rondaba los 15.000 millones de euros, aunque el banco presidido por Ana Botín decidió reducir a un tercio su valor para aumentar su atractivo. 

El traspaso que está planeando Bankia es similar al que hace dos años tenía previsto llevar a cabo bajo el nombre 'Big Bang', y que no llegó a buen puerto. El banco intentó traspasar a la firma americana Cerberus algo más de 38.000 viviendas, aunque finalmente dio marcha atrás y decidió venderlos a través de su propia red comercial.

El principal punto de desacuerdo fue el precio que ofreció Cerberus (unos 2.000 millones de euros, según el mercado) estaba lejos del que tenía previsto conseguir el banco (su valor nominal rondaba los 3.000 millones, o 4.200 millones incluyendo locales comerciales y parcelas). 

La nueva operación que contempla Bankia está en línea con otras que quieren cerrar otras entidades: y es que uno de los principales objetivos del sector financiero en los últimos tiempos ha sido deshacerse del lastre inmobiliario para que éste deje de penalizar sus cuentas y de acaparar las multimillonarias provisiones. Si las previsiones actuales se cumplen, la desinversión inmobiliaria de la banca en este año podría ascender a 52.000 millones de euros, una cantidad que supera en más de dos veces a la registrada en 2016.