Información sobre vivienda y economía

Sareb redujo un 38% sus ingresos en 2020 por el impacto de la pandemia

Directivos de Sareb
Directivos de Sareb
Autor: Redacción

No es un secreto que 2020 fue un muy mal año para el negocio inmobiliario y que la pandemia ha impactado en la cuenta de resultados de todas las empresas del sector. La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) redujo sus ingresos un 38% en 2020, hasta los 1.422 millones de euros, según las cuentas anuales aprobadas por el Consejo de Administración de la compañía.

Del total de ingresos, 567 millones de euros provenían del negocio de gestión de préstamos impagados, el 40% menos por la contracción de este mercado, en tanto que 848 millones se correspondieron con la gestión y venta de inmuebles, lo que supone un retroceso del 36% respecto al mismo periodo del año anterior.

La evolución de los activos inmobiliarios ha estado marcada por la progresiva recuperación de la actividad en el segmento residencial, cuyas ventas alcanzaron un volumen de 641 millones de euros (frente a los 1.043 millones en 2019), el 76% de los ingresos totales generados por esta vía de negocio. La práctica totalidad de las ventas de inmuebles residenciales se produjo en el mercado de particulares, en el que además se observó un mayor ritmo durante el segundo semestre del año. Sin tener en cuenta las operaciones institucionales realizadas en 2020 y 2019, las ventas residenciales disminuyeron un 8% en este ejercicio respecto al anterior.

La ralentización en las ventas fue más prolongada en el caso de los suelos y los activos terciarios, que generaron ingresos de 160 millones de euros, el 35% menos.

A lo largo del ejercicio la compañía vendió 12.111 inmuebles, un 28,5% menos que en 2019. De ellos, 10.359 eran unidades propias y 1.752 eran activos que figuraban como garantía de préstamos de promotores.

“Ha sido un año complicado, en el que nos hemos concentrado en preservar el valor de los activos moderando la aspiración de ingresos para no asumir los descuentos que el mercado hubiera solicitado, especialmente en ventas de suelo y préstamos impagados. Hemos aprovechado 2020 para ganar en eficiencia en gastos y mejorar nuestra capacidad de venta minorista, en un momento de gran incertidumbre económica”, asegura el consejero delegado de Sareb, Javier García del Río.

Plan de negocio en 2020

Durante el ejercicio, Sareb ha implantado medidas que han permitido seguir impulsando la transformación de su balance. La compañía ha mantenido un alto nivel de actividad tanto en la transformación judicial de su cartera de préstamos impagados como en los acuerdos de dación en pago con deudores. Este tipo de iniciativas han permitido que, en 2020, a pesar de la paralización de la actividad judicial durante semanas, la compañía haya incorporado en su balance un total de 22.853 nuevos inmuebles por valor de 2.116,8 millones de euros. Esta cifra supone un incremento del 13,4 % respecto a la de 2019.

En paralelo, a lo largo del ejercicio Sareb ha culminado la reorganización de su estructura y ha nombrado a Javier García del Río como consejero delegado en octubre. Además, la alta dirección de Sareb renunció a la retribución variable de 2019 y a la que le pudiera corresponder en 2020 y 2021, al tiempo que el presidente de la compañía redujo además su retribución fija en un 15% a partir de noviembre de 2020, incluido. En paralelo, la Junta General de Accionistas de Sareb aprobó en octubre una reducción del 15% sobre la remuneración base de cada uno de los consejeros externos de la compañía.

Nueva promoción

En 2020 Sareb continuó impulsando el desarrollo de actividades para aumentar el valor de su cartera. La compañía tiene previsto invertir hasta 2027 alrededor de 3.200 millones de euros en el desarrollo de nuevas promociones y la gestión urbanística de suelos, lo que permitirá generar, una vez que se obtenga retorno de esa inversión, ingresos adicionales cercanos a los 1.500 millones con la venta de esos activos.

Entre las iniciativas de promoción inmobiliaria cabe destacar el macroproyecto de regeneración y recuperación de los terrenos de la antigua Algodonera de Sevilla Virgen de los Reyes, en los que Árqura Homes y donde levantará 919 viviendas nuevas. La mitad aproximadamente serán de protección oficial.

Este proyecto transformador, surgido de la colaboración público-privada, constituye uno de los mayores planes de vivienda residencial nueva y de protección oficial en desarrollo de la ciudad de Sevilla. Este es uno de los 50 proyectos de desarrollo de suelo en los que actualmente trabaja Árqura Homes, entre los que destacan también el denominado suelo de Repsol (Málaga), Colegio Peleteiro (Santiago de Compostela), Valdemoro (Madrid), Valdefierro (Zaragoza) o Carretera de la Sierra (Granada), entre otros.