Información sobre vivienda y economía

El aumento de la actividad en el sector logístico impulsa la robotización de la mano de obra

La inversión en la automatización de la cadena de producción se estima en unos 30.750 millones de euros para 2021

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

La distribución y la logística han disparado su actividad con el estallido de la pandemia. El auge del negocio ‘online’, uno de los cambios sociales provocados por el confinamiento y las medidas de restricción, se va perfeccionando en este periodo poscovid con entregas cada vez más rápidas y eficientes, evitando los atrasos en la cadena de suministro apoyándose en la robotización de la actividad. A nivel mundial, los almacenes tienen previsto invertir este año 36 billones de dólares, unos 30.750 millones de euros, un 20% más que en 2020, en sistemas de organización automatizados.

Los sistemas automatizados y el uso de robots en sectores como el logístico se han acelerado con motivo del auge de las compras ‘online’ provocadas por la pandemia. Los expertos exponen que más que sustituir a los trabajadores, lo que ha hecho esta robotización es mejorar la rapidez y eficiencia en trabajos monótonos y rutinarios de la distribución y entrega de los productos, que agotaría a cualquier persona,y  ante una mano de obra que no llegaba a ocupar todos los puestos disponibles. Tal vez también por la dificultad que entrañaban o que no estaban bien remunerados, pero ahora se están sustituyendo por modelos automatizados.

Financial Times
Financial Times

“Si la década de los 80, la principal razón para invertir en automatización era reducir los costes laborales. Ahora, su principal interés supone disponer de mano de obra”, afirma Dwight Klappich, vicepresidente de investigación del grupo de asesores Gartner.

Empresas como la estadounidense Honeywell, especializada en tecnología robótica, han aumentado sus ingresos un 14% en 2020 hasta los 2 billones de dólares, unos 1.700 millones de euros al cambio actual.

“La automatización de la cadena de suministro se está convirtiendo en un aspecto clave en el sector logístico”, destaca Sandeep Sakharkar, director de información de GXO Logistics, al Financial Times. La empresa, que se encarga de administrar almacenes para Nike, Nestlé o Apple, ya planea aumentar sus sistemas automatizados en sus casi 870 ubicaciones para fin de año.

Amazon es líder del mercado en el desarrollo de la automatización de sus almacenes, tras adquirir Kiva Systems en 2012, una empresa con sede en Massachusetts. Por poner solo un ejemplo: su robot Kermit, en homenaje a la rana de Barrio Sésamo (en España es más conocida como la rana Gustavo) es capaz de llevar de forma autónoma cajas vacías, que se utilizan para almacenar mercancías, de una parte a otra del almacén.

"Las inversiones de Amazon en la automatización han permitido una ventaja competitiva en la que sus competidores tardarán muchos años en responder", destacó Marc Wulfraat, presidente de MWPVL International, una consultora logística. “Los ahorros de costes laborales directos para Amazon con esta tecnología están en el rango de los 3 y 4 billones de dólares (2.560-3.400 millones de euros) a nivel mundial”.

Wincanton, el mayor subcontratista de logística británico también está apostando por la automatización en uno de sus almacenes en Northamptonshire. Almacena, clasifica y empaqueta productos para minoristas, que no podrían hacer frente a una inversión por su parte, pero que sí necesitan una entrega rápida. James Wroath, director ejecutivo de Wincanton, afirma que esta robotización ayuda a reducir sus necesidades de mano de obra entre un 30%-40% para manejar los mismos volúmenes

UPS International también ha apostado por sistemas automático en el aeropuerto de carga de East Midlands (Reino Unido), que puede procesar 22.500 paquetes a la hora

Pero no todo son buenas noticias y grandes beneficios. Los altos costes iniciales y las necesidades energéticas están siendo grandes obstáculos para la adopción de estos sistemas de automatización. “En torno a un 25% de los almacenes tienen algún tipo de automatización” afirmó Rueben Scriven, del grupo de investigación Interact Analysis.

Se espera que en un futuro lleguen máquinas más flexibles, que sean más pequeñas y accesibles, con un menor coste, y que se puedan mover de un almacén a otro en lugar de instalaciones fijas y pesadas.