Información sobre vivienda y economía

Del ‘Brexit’ a Trump, pasando por Fidel: la tormenta perfecta en el mercado inmobiliario internacional

Autor: Redacción

Hay veces en las que las cosas suceden, así sin más, y tienen un impacto mundial cambiando el escenario de juego de la noche a la mañana. El analista estadounidense Nassim Taleb bautizó estos sucesos como ‘Cisnes negros’, y este año que termina hemos vivido hasta tres eventos que han tenido un impacto directo en el devenir del mercado inmobiliario internacional: el ‘Brexit’, la victoria de Donald Trump en las elecciones de EEUU y la muerte de Fidel Castro.

Antes del pasado 23 de junio nadie se imaginaba que los británicos votasen en contra de permanecer en la Unión Europea, pero sucedió. La hipotética salida de Reino Unido de laUE –está por ver si finalmente se produce– ha provocado una ralentización del mercado inmobiliario en las islas, pero sobre todo en la ‘city’ de Londres, que ve peligrar su estatus de refugio internacional para inversores.

Tampoco se esperaba que Donald Trump venciese en las Elecciones Presidenciales de EEUU, pero logró superar ampliamente a su rival, la demócrata Hillary Clinton. En enero, Trump pasará de ser un exitoso magnate inmobiliario a convertirse en el CEO de la primera potencia mundial.

Y es que, como ha advertido, gobernará el país como si de una empresa se tratase. “Ha llegado la hora de que Estados Unidos se gobierne como un negocio”, ha asegurado. Está por ver cuál será el impacto de sus políticas, aunque a los mercados mundiales no les sentó nada bien su elección.  

El tercer gran evento político-económico de 2016 fue el fallecimiento de Fidel Castro. No por esperado (desde hace años) dejo de tener un enorme impacto internacional. La muerte de Castro supone el fin de una época para Cuba. Se espera que en ausencia del líder revolucionario su economía se abra progresivamente, disparando las oportunidades de negocio en la isla, también en el sector inmobiliario. De hecho, tras conocerse la noticia, se disparó más de un 60% el número de propiedades a la venta en el país.