Información sobre vivienda y economía

El imperio inmobiliario de Donald Trump en una sola imagen

El sol no se pone en el imperio inmobiliario de Donald Trump. De Filipinas a Hawái, pasando por India, Turquía o Irlanda, la cartera de 61 propiedades del presidente electo de EEUU abarca prácticamente todo el globo terráqueo. Después de heredar el negocio familiar de construcción en los años 70, Trump ha conseguido amasar una fortuna que actualmente se sitúa en 3.700 millones de dólares (unos 3.460 millones de euros, al cambio actual), siendo uno de los hombres más ricos del planeta según la revista Forbes.

Desde su cuartel general en la Trump Tower de Nueva York dirige hoteles y casinos y explota viñedos, campos de golf y otras propiedades inmobiliarias. Ahora cambia de sede para comandar desde la Casa Blanca la primera economía del mundo.

El portfolio de The Trump Organization alcanza toda la geografía estadounidense, desde Nueva York a Los Ángeles, de Chicago a Florida, incluyendo inversiones en Latinoamérica, India, Turquía o Canadá, y con todo tipo de activos inmobiliarios: desde rascacielos de viviendas y oficinas, hasta hoteles, casinos, centros comerciales, y otras propiedades más singulares como campos de golf o viñedos.

La última edición de la lista Forbes de los hombres más ricos de EEUU lo sitúa en el puesto 156, después de caer 35 puestos en un año y ‘perder’ 800 millones euros. La fortuna de Trump se situó en 2016 en 3.700 millones de dólares.

Entre sus propiedades más singulares, junto a la Trump Tower se encuentra The Trump Building, el emblemático edificio de estilo Art Deco en pleno Wall Street con 86 años de vida. Un ático en The Trump Tower, una mansión en Berverly Hills y varias residencias en Florida. Además, cuenta con 18 campos de golf por todo el mundo, sobre todo en California, Irlanda y Escocia.

Toda una vida vinculada al inmobiliario… y otros negocios

Con 70 años se ha convertido en el 45º presidente de EEUU y uno de los más longevos en acceder al cargo, después de toda una vida vinculada al sector inmobiliario. Desde que comenzó a ayudar a su padre en el negocio de la construcción de viviendas en los barrios más humildes de Nueva York, allá por los años 70, tomó el testigo de la empresa familiar y lo ha convertido en uno de los grandes imperios familiares de bienes raíces del mundo.

No exento de polémicas y de más de un fiasco en sus negocios e inversiones, el magnate lleva dirigiendo su imperio desde hace más 40 años desde la Trump Tower, su buque insignia en la famosa Quinta Avenida de Manhattan. Se lanzó a por el negocio de los hoteles y los casinos y llegó a contar con una aerolínea, aviones privados y yates de lujo.

Autor de libros sobre cómo dirigir empresas y hacerse millonario, pasando por sus pinitos en el cine y hasta un reality show propio, bautizado como ‘El Aprendiz’, que lo lanzó a la fama y dio a conocer su carácter estridente, que lo ha catapultado a la presidencia de la primera economía mundial.

Más allá de sus proclamas populistas y promesas electorales que habrá que esperar si cumple finalmente, Trump ya ha anunciado en una entrevista en televisión que renunciará al salario presidencial, que asciende a 400.000 dólares anuales, para pasar a cobrar 1 dólar, la cantidad mínima aceptada por ley.

Estos son las 10 propiedades más icónicas de Donald Trump: