Información sobre vivienda y economía

Pérdidas millonarias para los propietarios británicos por la caída del alquiler ante el covid-19

El descenso de los precios supondrá una reducción de los ingresos por las rentas

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

La recesión provocada por el covid-19 sacude también al mercado residencial de alquiler en Reino Unido. Según las estimaciones de la ‘proptech’ especializada en arrendamientos Home Made, los precios de los alquileres caerán en torno a un 5% anual hasta 2024, lo que supondrá unas pérdidas para los propietarios de unos 5,7 billones de libras, unos 6.300 millones de euros, al cambio actual.

Londres será la región más afectada, con unas pérdidas valoradas en 3,9 billones de libras, unos 4.300 millones de euros, al cambio actual, sobre todo en los distritos de Westminster, Tower Hamlets y Wandsworth.

“Los propietarios de todo el Reino Unido deben prepararse para obtener rendimientos reducidos. Es probable que la economía sufra su mayor golpe con el covid-19”, destaca Asaf Navot, fundador y director ejecutivo de Home Made. “En una recesión como esta, los inquilinos con presupuestos más ajustados estarán menos inclinados a arriesgarse y mudarse de casa debido a la reducción de sus ingresos disponibles y al aumento de la incertidumbre del mercado laboral”. 

La compañía británica ofrece algunas alternativas a los propietarios como ofrecer a sus actuales inquilinos contratos a largo plazo para asegurarse los ingresos. Para los arrendadores que no tienen aún inquilino, creen que la mejor opción es ofrecer alguna reducción en el alquiler para contratos de larga estancia, pero garantizando así una mayor certeza financiera. 

"Ahora las propiedades más atractivas para los inquilinos en la nueva normalidad son aquellas que cuentan con espacios al aire libre, la posibilidad de permitir mascotas y ofrecer espacios para el teletrabajo. Todo esto ayudará a destacar y dejar que su propiedad esté aún en el mercado", enfatizan desde Home Made. 

Otras opciones pasan incluso por contratar un seguro de alquiler, pedir una moratoria del pago de la hipoteca sobre esa vivienda en alquiler y señalar a los inquilinos que pidan apoyo financiero para pagar su renta.