Información sobre vivienda y economía

Intu pone en venta el cuarto mayor centro comercial de Reino Unido por unos 1.400 millones

Intu.co.uk
Intu.co.uk
Autor: Redacción

Intu Properties saca más activos al mercado. Tras entrar en concurso de acreedores con una deuda de 5.000 millones de euros, el 'retailer' británico ha encargado la venta de uno de los mayores complejos de Reino Unido.

En concreto, codueño del centro comercial madrileño Xanadú junto con Nuveen, cuya participación está en el mercado, ha contratado a la consultora CBRE y al banco de inversión PJT Partners para que encuentren un comprador interesado en quedarse con Trafford Centre, en una operación valorada en unos 1.300 millones de libras (en torno a 1.436 millones de euros al cambio actual). Se trata del cuarto mayor centro comercial del país, está situado en Manchester y tiene una afluencia de unos 30 millones de visitantes al año. 

La compañía británica está gestionada actualmente por la consultora KPMG como acreedor concursal, después de que se declarara en quiebra a finales de junio tras no alcanzar un acuerdo de refinanciación con los bancos acreedores. Y el objetivo es vender todos los activos para reducir la deuda antes de su liquidación. 

Según publica Sky News, el proceso de venta arrancará oficialmente a la vuelta del verano (dentro de dos meses, aproximadamente) y que la transacción se podría llevar a cabo con un ajuste de valoración cercano al 20%. Y es que la última valoración pública que hizo Intu sobre el complejo situó su precio de mercado alrededor de los 1.700 millones de libra (unos 1.880 millones de euros).

No obstante, la caída de la actividad del sector 'retail' ligada a la crisis del coronavirus conllevará un fuerte descuento del precio cercano para ganar atractivo ante los potenciales inversores interesados, entre los que podría estar el expropietario del complejo y magnate inmobiliario John Whittaker, que fue quien vendió el activo a Intu en 2011.

El mercado considera el proceso de venta de uno de los mayores complejos comerciales en Reino Unido como una prueba de fuego para el 'retail', ya que servirá para el apetito inversor en este sector, uno de los más castigados por la crisis del coronavirus, sobre el que existe una gran incertidumbre sobre cómo se adaptará a los nuevos hábitos de consumo y a la creciente expansión de las compras online.