Información sobre vivienda y economía

La iniciativa popular para expropiar 240.000 pisos a grandes inmobiliarias gana en Berlín

El referéndum no es vinculante, pero presiona al gobierno de la ciudad-estado para que actúe contra los incrementos de los alquileres

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

Los berlineses han votado a favor de la iniciativa popular, no vinculante, que aspira a que se regule la expropiación de viviendas a las cuatro grandes inmobiliarias de la ciudad, que tienen más de 3.000 pisos en arrendamiento en su cartera. En total, se pide al gobierno de la ciudad-estado de Berlín comprar cerca de 240.000 apartamentos, con pueden alcanzar un precio de 13.700 millones de euros, para detener el aumento de las rentas y ofrecer alquileres asequibles.

La iniciativa popular, no vinculante, "Expropiar Deutsche Wohnen & Co" ha logrado a falta del cierre definitivo del recuento el lunes 27 de septiembre, una mayoría del 57% a favor de exigir al gobierno de la ciudad-estado de Berlín que tome las medidas oportunidad para iniciar esta expropiación de viviendas de alquiler a las grandes empresas inmobiliarias para crear una nueva empresa pública de viviendas en alquiler.

Pese a haber conseguido que se realice un referéndum sobre la situación del mercado del alquiler en Berlín, la consulta no es vinculante para la cámara berlinesa, pero sí una llamada de atención al Gobierno de Berlín, hasta ahora un ejecutivo de coalición de tres partidos de izquierda, que lleva tiempo batallando con el particular mercado de alquiler de vivienda en la capital alemana.

El movimiento popular ha pedido la creación de una empresa pública que se haga cargo de unos 240.000 pisos procedentes de la expropiación de viviendas procedentes de las cuatro grandes inmobiliarias de la ciudad, aquellas que cuentan con más de 3.000 inmuebles en arrendamiento en su cartera. Deutsche Wohnen, Vonovia, Ado y Akelius cuentan con el 10% del total del parque inmobiliario en Berlín. Según algunos estudios, la indemnización por la expropiación de estas viviendas podría ascender a 13.700 millones de euros.

Y es que en paralelo a esta iniciativa popular, el gobierno de Berlín también se renovaba, como todo el Ejecutivo alemán. Los socialdemócratas, esta vez liderados por la exministra Franziska Giffey, han obtenido el 21,4% de los votos en la ciudad, seguidos por Los Verdes (18,9%) y los democristianos de la CDU (18,1%). A continuación, les siguen La Izquierda (14%), la ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD), con el 8%, y los liberales del FDP, con el 7,1 %.

Con estos resultados, todo hace indicar que se producirá una reedición de la coalición de izquierdas entre socialdemócratas, verdes y La Izquierda. EL SPD lleva gobernando en la capital alemana desde hace veinte años.

El 'tapón' de precios de Berlín ya supuso un aumento de las rentas

El anterior Gobierno tripartido de Berlín ya trató de aplicar un control a los precios de los alquileres con la iniciativa ‘Mietendeckel’ (tapón de los alquileres), con el objetivo de congelar las rentas que se pagaban en la capital alemana ante su rápido aumento de los últimos años.

Sin embargo, la iniciativa fue tumbada por el Tribunal Constitucional de Alemania en abril de este año al considerar que el estado federado de Berlín carece de competencia legislativa al respecto, y chocaba directamente con la normativa federal que aplicaba un freno a los alquileres con el ‘Mietpreisbremse’ a nivel nacional.

Las consecuencias del Mietendeckel’ en el mercado berlinés han sido devastadoras, según el estudio elaborado por Konstantin A. Kholodilin, doctor en economía e investigador senior en DIW Berlín (Alemania), el Instituto Alemán de Investigaciones Económicas, junto  a junto a Sofie R. Waltl y Anja M. Hahn.

“Los alquileres regulados bajaron hasta un 11% frente a los no regulados en el último año. Parecía una medida de éxito en Berlín. Pero, la oferta de casas se hundió en apenas unos meses. Se pasó de 600 nuevos anuncios por semana antes de la entrada en vigor de la congelación de rentas, a menos de 300 anuncios a la semana con la entrada en vigor del ‘Mietendeckel’. La gente nueva, es decir, los más jóvenes y aquellos que llegaban a Berlín en busca de trabajo, y que buscaban alquilar no podían encontrar nueva vivienda”, concretó el experto en una entrevista a idealista/news.