Información sobre vivienda y economía

A subasta el legado inmobiliario de los misteriosos hermanos Anlló, que murieron solos y sin familia

Aspecto actual del hotel Panorama, una de las propiedades de los hermanos Anlló. / Generalitat de Catalunya
Aspecto actual del hotel Panorama, una de las propiedades de los hermanos Anlló. / Generalitat de Catalunya

Francisco y Joan Anlló eran dos hermanos que amasaban nueve hoteles y 22 inmuebles a su nombre. En 2002 murió Joan, y en 2003 Francisco, ambos de forma natural y en soledad, dejando huérfana su fortuna. No se les conocía pareja ni hijos. Según la legislación, los bienes sin testamento pasan a manos de la Generalitat. Ahora, 15 años después, 2 de sus hoteles y una vivienda unifamiliar salen a subasta por 2,48 millones de euros como precio de salida.

Los hermanos Anlló murieron solos, sin parientes hasta cuatro grados de consanguinidad. Joan, el pequeño, vivía en el hotel Panorama, en Sant Feliu de Guíxols (Girona), la pieza más valiosa de su patrimonio con casi 100 habitaciones. Francisco en Les Noies, en la misma localidad. Vivían sin desperdiciar dinero y acumularon un imperio inmobiliario que nadie iba a legar.

Joan falleció a los 73 años por una embolia. Francisco murió 19 meses después, por cáncer de pulmón, a los 76 años. Desde sus desapariciones, no ha habido más que polémica y misterio en torno a esos inmuebles sin dueño y que han vestido de decadencia el municipio gironí. 

Desde 2002, dejaron al desamparo 12 millones de euros entre patrimonio y cuentas en Andorra y Suiza. Entre los vecinos de Sant Feliu era sabido el cuidado por custodiar su riqueza. Se llegó a hablar de que dejaron el testamento a los trabajadores de sus hoteles, pero todo quedó en ruido. 

Los hoteles, con sus empleados, siguieron operando en 2003 con los hermanos Anlló fallecidos, hasta que un agente judicial mandó la orden de cerrar los establecimientos. Cerrarlos fue un error del Ayuntamiento: no se trataba de patrimonio, eran empresas y como tales podían haber seguido abiertas. Sin embargo, desde entonces el legado hotelero está en manos de la Generalitat. 

De todos los establecimientos que poseían, tres continuaron siendo hoteles, Les Noies, Rex II y el Panorama, con un total de 350 habitaciones. Los dos últimos son los que la Generalitat ha sacado a subasta, junto a una de las viviendas, según ha publicado este lunes el Diario Oficial de la Generalitat (DOGC). Los precios de salida son de 529.000 euros para Rex II, 1,8 millones de euros para el Panorama y 79.500 euros para la vivienda. 

El Panorama, la joya del botín sin heredero, se encuentra en una localización privilegiada del municipio costero, en un mirador a los pies de la montaña de Sant Elm. Hoy acumula el desgaste y degradación de los años en abandono. El hotel Rex II, por su parte, se sabe que tuvo pretendientes: un grupo hotelero ruso en 2015, con la intención de abrir otro hotel en su lugar, pero finalmente no se consumó la inversión. 

hotel Panorama / Generalitat de Catalunya
hotel Panorama / Generalitat de Catalunya

La subasta se celebrará en un acto abierto al público el 20 de julio a las 12 del mediodía, en la sede de la Dirección General de Patrimonio de la Generalitat, en Barcelona. Para participar en la subasta se debe depositar previamente el importe de la garantía, un 5% del precio de salida de cada inmueble, en la Caja General de Depósitos del Departamento de Economía de la Generalitat.

Aquellos interesados en estos tres caramelos inmobiliarios deberán presentar sus ofertas antes del 30 de junio en la sede de la Subdirección General de Herencias, en Gran Vía 635 de Barcelona. 

Respecto al resto de la herencia de los Anlló, ya se adjudicaron tres fincas de las 13 que se subastaron en 2014: el antiguo hotel Rex, Les Noies y el antiguo hostal Montserrat. También se subastó un inmueble residencial de la calle Creus de Sant Feliu de Guíxols. Más de 100 inversores nacionales y extranjeros se interesaron por los inmuebles.

A raíz de estas subastas se vendieron directamente dos antiguos hoteles: el Avenida y el Regina, todos también en Sant Feliu, más una finca ubicada en el número 13 de la calle Guíxols. 

Tal y como estipula la ley, la Generalitat deberá destinar el dinero obtenido de las subastas a establecimientos sociales o instituciones culturales, preferentemente del municipio o la comarca donde la persona fallecida tuvo su última residencia. Además, también determina que la Junta Distribuidora de Herencias, órgano colegiado integrado por la Generalitat y las corporaciones locales, abrirá convocatoria pública para que las entidades interesadas puedan participar como beneficiarias.

Un hotel para vivienda social

La Generalitat y el Ayuntamiento de Sant Feliu de Guíxols recientemente llegaron a un acuerdo: con el fin de favorecer la disponibilidad de vivienda social, aprobaron destinar el antiguo hotel Mediterráneo a la construcción de viviendas de alquiler social. El edificio fue uno de los subastados en 2014 y salió a la venta a 477.000 euros, pero nadie quiso comprarlo.

Ahora, la Generalitat lo ha cedido a la Fundació Asil Surís, una entidad que se nutre de fondos públicos, y las obras se pagarán con lo recaudado de la venta de los otros inmuebles de los dos hermanos. Según el Ayuntamiento, actualmente disponen de unos de 1,8 millones de euros entre los vendidos y subastados. La cesión se hará oficial a finales de año, y será entonces cuando redacten el proyecto de reforma y sacarán la obra a concurso. 

Hotel Mediterráneo / ACN
Hotel Mediterráneo / ACN