Información sobre vivienda y economía

Oficinas, comercial y logística acumulan una inversión de 4.700 millones hasta junio

Fuente: Wikipedia
Fuente: Wikipedia
Autor: Redacción

El negocio terciario tira del real estate en España. Las inversiones inmobiliarias cerraron el primer semestre del año con un total de 4.700 millones de euros en volumen de inversión en activos inmobiliarios no residenciales. Por sectores, el retail acaparó el 43% de las inversiones hasta los 2.021 millones de euros, por encima del sector oficinas, que se quedó en el 30% (1.410 millones de euros). Por su parte, el sector hotelero representó el 21% del mercado (987 millones de euros) y el logístico el 6% restante (282 millones de euros), según un informe elaborado por la consultora inmobiliaria Laborde Marcet.

El volumen de operaciones inmobiliarias registrado de enero a junio de 2018 fue un 34% más alto que el de los primeros seis meses de 2016, semestre en el que las inversiones fueron de 3.500 millones de euros. No obstante, fue casi un 25% más bajo que el del primer semestre del ejercicio 2017, año récord en el que se alcanzaron los 6.230 millones en inversiones inmobiliarias en los primeros seis meses. 

Así pues, de seguir esta línea durante la segunda mitad del año, la consultora prevé que el sector inmobiliario terciario llegará a una cifra de inversión inmobiliaria que estaría alrededor de los 9.400 millones de euros, lo que supondría un descenso del 22,3% respecto a los datos registrados durante el 2017 (12.100 millones) y de un 15,5% respecto al 2016 (11.134 millones de euros). 

“El sector inmobiliario sigue registrando niveles óptimos tanto en lo que a volumen de operaciones se refiere como en cuanto al precio final de las operaciones”, explica Miquel Laborde, socio fundador de Laborde Marcet. “La evolución al alza de los precios se encuentra dentro de unos parámetros de normalidad dada la descompensación actual entre oferta y demanda, además, la llegada de actores internacionales de peso para invertir en grandes activos genera una competencia cada vez más feroz en el sector”, añade.

En este sentido, el mercado inmobiliario español sigue dominado por los capitales privados, las socimi, empresas nacionales e internacionales y los ‘family offices’ locales. Además, los fondos de inversión nacionales y extranjeros han ido ganando peso en el total del mercado por las oportunidades que éste presenta en cuanto a precios y rentabilidad de las operaciones.