Información sobre vivienda y economía

Otra histórica que cierra: Furest deja su tienda de Paseo de Gracia en Barcelona 100 años después

Fuente: Furest
Fuente: Furest

La presión de operadores internacionales y las elevadas rentas están haciendo que una de las principales calles comerciales de Barcelona esté en constante movimiento. Tras el cierre de tiendas históricas como Bulevard Rosa, Vinçon o Mosella ahora le toca el turno a la firma de moda Furest que, tras cien años ocupando el número 12 de Paseo de Gracia, ha decidido bajar la persiana y dejar paso a un nuevo operador, tal y como han confirmado fuentes de la propiedad a idealista/news.

El establecimiento está ubicado en uno de los mejores tramos de Paseo de Gracia y, según fuentes del sector, ya está siendo comercializado entre los principales grupos de distribución de moda del mundo. La propiedad, de la familia Brugerolles, está ahora estudiando qué hacer con el local, que cuenta con más de 600 m2. Entre las opciones está la de dividir el activo en dos locales de tres plantas o dejarlo con la distribución actual para una sola marca.

El problema que se encontrarán los futuros inquilinos, según las mismas fuentes, será el precio. La propiedad ha puesto un precio de salida de 120.000 euros de alquiler al mes, algo que según fuentes consultadas por idealista/news, “está muy por encima del mercado”. 

Y es que su ubicación es privilegiada para muchos de los consultores que dominan el mercado barcelonés. En la manzana que opera actualmente Furest se ubican también el todopoderoso Inditex, con su buque insignia Zara, así como &Other Stories, de H&M, un local de restauración, una tienda de Orange y el ‘flagship store’ de Armani en Barcelona. Justo en frente se dan lugar las tiendas de Kiabi, la ‘macrotienda’ de H&M, Apple o las tiendas que tienen Stradivarius y Berhska en la milla de oro barcelonesa.

Furest, 100 años en Paseo de Gracia

Con el cierra de Furest, pocos serán ya los comercios históricos que quedarán en Paseo de Gracia. Corría 1917 cuando Estanislao Furest trasladó su negocio especializado en moda masculina, abierto desde 1898, desde la plaza Real, al recién inaugurado Paseo de Gracia. Lo hizo en el número 12, junto a la Gran Vía, y cerca de la plaza Catalunya, que entonces marcaba la frontera entre la Barcelona del siglo XIX y la del siglo XX.

Un siglo después, el histórico establecimiento abierto en los bajos del edificio Rocamora, uno de los primeros edificios modernistas que se levantó en el paseo que unía la Ciutat Vella con la villa de Gràcia, bajará la persiana, reduciendo su presencia en la ciudad a dos establecimientos en la Diagonal de Barcelona y uno en la calle Pau Casals. En 2011, Furest llevó a cabo la remodelación completa de la tienda

Más cierres históricos

Además de Furest, Barcelona también ha perdido en los úlimos años tiendas históricas debido al fin de la renta antigua. Después de la prórroga de veinte años de la Ley de Arrendamientos Urbanos aprobada en 1994, el cierre de tiendas con solera en la capital catalana ha ido en ascenso al no poder pagar alquileres a precio de mercado. La centenaria Zapatería Güell, ubicado en el número tres de la Rambla de Cataluña, bajó la persiana el pasado julio, tal y como adelantó idealista/news.

tro de los cierres que más conmovió a los barceloneses. Colmados Quílez, que contaba con una historia de más de cien años en la esquina de esta rambla con calle Aragón, cerró parte de su local por verse expuesto a una subida de la renta del 1.300%. Si bien la mayoría del local pasó a estar ocupado por una tienda multimarca (Nino Álvarez), Colmados Quílez consiguió renegociar con la propiedad poder alquilar una parte del local comercial con una subida de la renta de ‘solo’ un 400%.

La mítica librería Catalònia, situada en la Ronda Sant Pere de Barcelona, cerró en febrero de 2014 sus puertas dejando paso a la cadena de ‘fast food’ McDonalds. El establecimiento, fundado en 1924, tuvo que cambiar su nombre por la dictadura y sufrió un grave incendio en 1979. Finalmente, y tras sobrevivir a una guerra, se vio obligada a cerrar sus puertas frente a la revalorización que iba a sufrir el alquiler que pagaba entonces. 

Otra histórica que echó el cierre en el centro de Barcelona para dejar paso a una multinacional fue el Palacio del Juguete, ubicado en el número 8 de la calle Arcs, en pleno centro histórico de la ciudad. La empresa centenaria tuvo que abandonar su local tras 78 años en esta ubicación, que está al lado de Portal de l'Àngel, la calle más cara de España para abrir un local comercial. En el establecimiento original hoy se encuentra una franquicia de la marca italiana de zapatos Geox.

Otro ejemplo es el de la librería Canuda, que también abandonó su local en el centro de la capital catalana. La librería cerró sus puertas debido al aumento del alquiler. En su lugar se instaló la cadena catalana de moda Mango. Esta librería la fundó el padre del actual propietario en 1949, Ramon Mallafré, y, dedicada a la compra de libros de segunda mano, inspiró al barcelonés Carlos Ruiz Zafón para escribir la novela La sombra del viento.