Información sobre vivienda y economía

Barcelona pierde un trocito de historia: la zapatería Güell baja la persiana… y otros cierres históricos

Fuente: Google Streetview
Fuente: Google Streetview

Barcelona continúa perdiendo tiendas históricas debido al fin de la renta antigua. Después de la prórroga de veinte años de la Ley de Arrendamientos Urbanos aprobada en 1994, el cierre de tiendas históricas en la capital catalana ha ido en ascenso al no poder pagar alquileres a precio de mercado. La última en bajar la persiana ha sido la centenaria Zapatería Güell, ubicado en el número tres de la Rambla de Cataluña, y que dejará paso al restaurante de comida sana Honest Greens. Güell se suma así al cierre de otros negocios históricos de la ciudad como Colmados Quílez, sastrería Deulofeu, Musical Emporium o la Libreria Cánuda.

El inmueble que próximamente se convertirá en restaurante dispone de una superficie de 530 m2.  El local está situado en Rambla Catalunya, en el tramo que une la plaza de Catalunya con la Gran Vía. Precisamente esta es la sección de Rambla de Catalunya que recibe mayor flujo de transeúntes. En los últimos años ha ido ampliando su oferta de restauración con otros formatos como Chalito, el restaurante del jugador del Barça Luis Suarez, Pura Brasa, Tapa Tapa o el Hotel H10 Metropolitan se encuentran en el mismo tramo de esta céntrica vía. La operación de alquiler ha sido intermediada por Busquets Gálvez.

Con la apertura de este nuevo restaurante, se cierra un ciclo para la familia Güell. Una historia que se inició en 1883 en el municipio de Tortellà (Girona) donde echó a andar la empresa familiar dedicada a la fabricación artesana de calzado. Le siguieron un segundo establecimiento en Castellfollit de la Roca y una tercera tienda en el número 16 de la calle Sant Pau de Barcelona, inaugurada en 1927 y especializada en calzado de caballero. Pronto la burguesía catalana se convertiría en clientela asidua a la tienda de la familia Güell, junto con artistas que actuaban en el Liceu o toreros que se hospedaban en el hotel España.

En 1963, Calzados Güell se trasladó a la que ha sido su ubicación durante más de cincuenta años en Rambla Catalunya. Local que ha tenido que abandonar debido a la Ley de Arrendamientos Urbanos y que se suma a otros polémicos cierres de tiendas históricas en Barcelona.

“Si bien es cierto que es una pena que se cierren este tipo de tiendas por su significado cultural para la ciudad de Barcelona, manda el mercado y sus rentas -explica Miquel Laborde, cofundador de la consultora inmobiliaria Laborde Marcet-: tener un local alquilado a precios de hace veinte años es un lastre para el propietario”.

Precisamente Laborde Marcet intermedió hace poco una operación en Barcelona que también desencadenó en el cierre de una tienda histórica, la Mercería Selecta, ubicada en el 109 de Rambla de Cataluña y que bajó la persiana después de operar durante 85 años en una de las principales calles comerciales de la ciudad. En su lugar se instaló una tienda de moda masculina, Soloio.

Unos números más abajo, otro de los cierres que más conmovió a los barceloneses. Colmados Quílez, que contaba con una historia de más de cien años en la esquina de esta rambla con calle Aragón, cerró parte de su local por verse expuesto a una subida de la renta del 1.300%. Si bien la mayoría del local pasó a estar ocupado por una tienda multimarca (Nino Álvarez), Colmados Quílez consiguió renegociar con la propiedad poder alquilar una parte del local comercial con una subida de la renta de ‘solo’ un 400%.

Superar una Guerra Civil pero no la subida del alquiler

La mítica librería Catalònia, situada en la Ronda Sant Pere de Barcelona, cerró en febrero de 2014 sus puertas dejando paso a la cadena de ‘fast food’ McDonalds. El establecimiento, fundado en 1924, tuvo que cambiar su nombre por la dictadura y sufrió un grave incendio en 1979. Finalmente, y tras sobrevivir a una guerra, se vio obligada a cerrar sus puertas frente a la revalorización que iba a sufrir el alquiler que pagaba entonces. 

Otra histórica que echó el cierre en el centro de Barcelona para dejar paso a una multinacional fue el Palacio del Juguete, ubicado en el número 8 de la calle Arcs, en pleno centro histórico de la ciudad. La empresa centenaria tuvo que abandonar su local tras 78 años en esta ubicación, que está al lado de Portal de l'Àngel, la calle más cara de España para abrir un local comercial. En el establecimiento original hoy se encuentra una franquicia de la marca italiana de zapatos Geox.

Otro ejemplo es el de la librería Canuda, que también abandonó su local en el centro de la capital catalana. La librería cerró sus puertas debido al aumento del alquiler. En su lugar se instaló la cadena catalana de moda Mango. Esta librería la fundó el padre del actual propietario en 1949, Ramon Mallafré, y, dedicada a la compra de libros de segunda mano, inspiró al barcelonés Carlos Ruiz Zafón para escribir la novela La sombra del viento.

Ver más noticias de: 
BarcelonaRetailTiendas