Información sobre vivienda y economía

El verano agudiza la caída de visitantes en los centros comerciales, que vuelve a acercarse al 40%

Unsplash
Unsplash
Autor: Redacción

Los centros comerciales vuelven a sufrir un desplome del número de visitantes en plena campaña estival y con el rebrote del covid-19 como telón de fondo. 

En las primeras semanas de desconfinamiento, la afluencia de las grandes superficies llegó a registrar un descenso interanual superior al 50%, que fue reduciéndose poco a poco hasta registrar a mediados de junio una caída cercana al 32% respecto al año anterior, la cifra más baja desde que empezó la crisis del coronavirus. Sin embargo, la llegada del verano ha vuelto a ampliar los números rojos. 

Según los datos que maneja la gestora de activos holandesa MVGM, entre finales de julio y principios de agosto, la afluencia de los centros comerciales vuelve a registrar un descenso cercano al 40%. Un descenso que borra las mejoras de la etapa del desconfinamiento y que se produce se produce en un momento de rebrote de infectados por covid-19, de menor número de turistas extranjeros y de menor consumo en las principales zonas turísticas, sin olvidar la apuesta creciente por las compras online y la obligación de los centros de introducir medidas de higiene y seguridad extremas.

La sangría del número de visitantes se suma a los problemas que ya arrastran los propietarios y gestores de las grandes superficies como consecuencia de la crisis del coronavirus. Según MVGM, al menos cuatro de cada cinco inquilinos se han visto obligados a pedir una bonificación o un aplazamiento del alquiler del local, mientras que un 15% de los establecimientos sigue cerrado, principalmente vinculados al ocio y la restauración. En cambio, más de un 96% de tiendas de alimentación y comercio minorista están abiertas.

Por otro lado, los mayores propietarios de superficies comerciales en España, entre los que se encuentran Merlin Properties, Lar España, Nuveen o Castellana Properties, anunciaron a mediados de julio que, desde el fin del estado de alarma el pasado 21 de junio, habían cerrado acuerdos con el 63% de los arrendatarios con los que mantienen contratos de alquiler para ayudar a los comercios a adaptarse a la nueva normalidad y evitar la pérdida de inquilinos estables y a largo plazo.