Información sobre vivienda y economía

Merlin y GMP arrancan el proyecto que transformará el corazón financiero de Madrid

Imagen de Azca / Renazca
Imagen de Azca / Renazca

Las dos compañías y el Ayuntamiento de Madrid oficializaron la semana pasada su compromiso por reformar seis hectáreas de terreno de la zona de Azca, el corazón financiero de la capital. La iniciativa espera más apoyos empresariales de los propietarios de los edificios donde se acometerán los trabajos de mejora, entre los que se encuentra Pontegadea, propiedad de Amancio Ortega.

La presentación oficial de este proyecto se produjo el pasado 3 de septiembre y contó con la presencia del alcalde de la ciudad, José Luis Martínez-Almeida, y con el delegado del Área de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes. El nombre del nuevo desarrollo es Renazca, aunque este nombre ya sonaba desde hace varios meses en los mentideros del sector inmobiliario.

En realidad, lo que ha sucedido es que se ha dado a conocer una idea en la que ya llevaban tiempo trabajando en la sombra tanto GMP como Merlin, las dos compañías del ámbito privado que más interés han puesto en lanzar este proyecto. La idea ya no es un esbozo, sino una realidad que cuenta con su propia página web para que los madrileños puedan decidir cómo les gustaría que fuera el nuevo Azca.

Los ciudadanos tendrán hasta el 13 de octubre para aportar sus iniciativas. Después se abrirá un concurso internacional para aquellos arquitectos que quieran plasmar las ideas propuestas por los madrileños. De ahí saldrá el proyecto Renazca que pretende convertirse en “una zona de estar, no de paso, donde los turistas y los madrileños podamos venir a disfrutar, no sólo a trabajar”, defendió Martínez-Almeida durante la presentación.

La nueva compañía formada por GMP y Merlin ya cuenta con su propia estructura y con un director general, Miguel Hernández. “Estamos abiertos a que más compañías propietarias de los activos de Azca se sumen a este proyecto”, afirman fuentes de Renazca a idealista/news. En este sentido, las mismas fuentes confirman que pese a que se ha hablado mucho de las cifras de inversión, la realidad es que todavía no se ha aprovisionado ninguna cantidad de dinero“porque el proyecto está en una fase muy prematura”.

La importancia del proyecto a nivel empresarial la reflejó el propio Ismael Clemente, CEO de Merlin, en una entrevista con idealista/news el pasado mes de julio. "Este proyecto sigue siendo una prioridad. Requiere un volumen de inversión importante, pero creemos que ese volumen de inversión será compensado por un mayor valor intrínseco de los edificios. Hay 10 propietarios en Azca que representan el 85% del ámbito por valor y estamos intentando aglutinar voluntades de los diferentes propietarios para crear una especie de consorcio que se ocupe de pagar unas obras de redefinición urbanística, limpieza, dotación de actividades culturales, sociales, deportivas…El objetivo es conseguir que la zona tenga la importancia que siempre debió tener y nunca debió abandonar”, explicó entonces.

En esta entrevista, Clemente afirmó que Azca “debería de ser la niña bonita de los edificios de Madrid” y ya esbozó las líneas de trabajo que ahora comienzan a hacerse realidad. “La idea es que cada propietario aporte capital a un fondo común que no tiene ánimo de lucro directo. Es decir, no pretendemos ganar dinero con la actividad, sino solamente con la elevación de valor de los edificios para conseguir algo parecido al consorcio que tenemos aquí en las cuatro torres, que funciona como un reloj: está todo limpio, no hay delincuencia, no hay problemas...”, aseveró el CEO de Merlin.