Información sobre vivienda y economía

3 razones para alegrarse de la caída del precio de la vivienda

un columnistas de reuters aporta tres razones para ver la cara alegre de la caída de precios
Autor: @dmontero

El columnista de reuters Christopher Swann ha publicado un comentario titulado "Learning to love falling house prices" (traducido como "aprendiendo a amar la caída del precio de la vivienda") en el que explica cómo "al no ver signos de que la caída del precio de la vivienda esté cerca de acabar, quizás deberíamos mirar la parte positiva del asunto". Swann apunta tres "buenas razones" o consuelos para alegrarse por la caída del precio de los pisos

1) transferencia de riqueza

"La caída de los precios de la vivienda suelen ser vista como la destrucción de riqueza, pero también pueden ser consideradas como transferencia de la riqueza". De hecho, explica que "los jóvenes que han conseguido aferrarse a sus puestos de trabajo ya se están beneficiando y pueden alcanzar el sueño americano de poseer una vivienda, que además ahora será a bajo precio

Por ejemplo, señala que en San Francisco ya sólo se necesita el 35% de un salario medio para poder pagar una hipoteca de una casa media, cuando en el techo de la burbuja inmobiliaria durante 2006 se necesitaba el 75% de un sueldo medio. Si los precios de la vivienda se mantienen estancados por una década, 13 millones de nuevos compradores se beneficiarán de esa paralización

También explica que la riqueza que percibieron los americanos por el alto valor de sus casas fue sólo una ilusión, ya que como todas las casas subían de precio, la única manera de hacer ese dinero efectivo era o pedir prestado dinero al banco a cambio de la vivienda o mudarse a una zona más barata, a una vivienda más pequeña, o morirse

2) demostrar que los politicos estaban equivocados

Una segunda consolidación es que la caída del precio de la vivienda ha dejado al descubierto que los esfuerzos de los gobiernos por subsidiar la compra de casas con ayudas era una política defectuosa. Ahora está claro, continúa swann, que esos "esfuerzos hicieron más daño que bien", que ayudaron más a las rentas más altas y que provocaron que los ciudadanos tuvieran cada vez créditos e hipotecas mayores

Por ello, sería deseable que se aprendiera del pasado y se crearan políticas mejores para la vivienda

3) economía más sana

La tercera fuente de consuelo es macroeconómica, ya que durante años estados unidos pidió prestado dinero del extranjero para invertir en vivienda e inmobiliaria, es decir, un destino que ayudó a mejorar la capacidad productiva del país ni su capacidad de exportación. La construcción de viviendas en 2005 alcanzó el 6,3% de los ingresos del país, su nivel más alto desde 1951

En los últimos cinco años se construyeron alrededor de 8,9 millones de viviendas y sólo se crearon 6,7 millones de nuevos hogares, por lo que el número de casas vacías saltó de 3,6 millones en 2002 hasta 4,8 millones de ahora. Así, creencias erróneas llevaron dinero a la industria de la vivienda en lugar de a inversiones más productivas, algo que ahora podría cambiar para dar un modelo económico más sano

Swann finaliza señalando que como dos tercios de los americanos son dueños de sus propias casas, la caída del precio de la vivienda nunca va a provocar desfiles de celebración, pero también tienen su parte positiva para generaciones futuras y puede abrir la puerta a políticas y modelos económicos más sensatos