Información sobre vivienda y economía

Buenas noticias: el esfuerzo económico para pagar una casa cae a niveles previos a la burbuja

El esfuerzo que hacen actualmente las familias para pagar la compra de una vivienda cada vez es más bajo. Según los últimos datos publicados por el Banco de España, la cantidad de dinero destinado a la hipoteca (sin incluir las deducciones fiscales) se situó en el 32,5% de la renta anual en el primer trimestre, niveles que no se veían desde septiembre de 2000.

Evolución del porcentaje a destinar a pagar la hipoteca

Evolución del porcentaje a destinar a pagar la hipoteca

Evolución del porcentaje a destinar a pagar la hipoteca

Se trata de una cifra que se queda muy lejos de los máximos que se alcanzaron en pleno ‘boom’ del sector inmobiliario. El pico más alto se registró en septiembre de 2008, cuando las familias tuvieron que destinar un 59,7% de su renta anual a pagar la casa, o un 47,9% contando con las deducciones fiscales. 

El Banco de España realiza este cálculo tomando como base las cuotas hipotecarias que tiene que abonar el hogar mediano en el primer año tras la adquisición de una vivienda tipo (93,75 m2) financiada con un préstamo estándar por el 80% del valor de la casa.

Para pagar una vivienda tipo de unos 90 m2, las familias emplearon 6,3 años de salario bruto, una cantidad similar a la que destinaron durante el primer trimestre de 2014. Estos datos quedan lejos de los 7,7 años de ingresos que tenían que emplear las familias a mediados de 2007.

Evolución de los años de salario necesarios para pagar una casa

Evolución de los años de salario necesarios para pagar una casa

Evolución de los años de salario necesarios para pagar una casa

Entre los factores que han propiciado este cambio de tendencia destaca el abaratamiento del precio de la vivienda. Desde el estallido de la crisis inmobiliaria, las casas se han depreciado un 36,6%.

Algunos expertos señalan que hay dos formas de medir el equilibrio de los precios:

1) una es teniendo en cuenta qué porcentaje de renta se destina mes a mes al pago de la hipoteca. Algunas voces del sector, como la ex ministra de vivienda, Beatriz Corredor, alertan de que nadie debería haber destinado más del 30% de sus ingresos a pagar la hipoteca.  De hecho, se considera que un resultado por encima del 40% indica que el precio de la vivienda es elevado, mientras que por debajo del 30% es accesible.

2) La relación entre el precio de la casa y la renta disponible del hogar, medida en número de años. A nivel mundial se ve con buenos ojos un ratio razonable entre esas dos variables de 3,8 años o 4 años de salario destinados a la compra de una vivienda.