Información sobre vivienda y economía

La oposición en Madrid cambia el plan de Carmena de subir el IBI a las grandes superficies

Autor: Redacción

Los votos en contra de PP, PSOE y Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid han cambiado parcialmente el plan de reforma del impuesto del IBI impulsado por la alcaldesa Manuela Carmena. Tras el último Pleno del consistorio, se mantiene la rebaja en un 7% para todas las viviendas y locales comerciales pequeños pero ya no podrá incrementar en un 10% el IBI sobre grandes superficies, sino que le piden que lo reduzca en un 2%.

La reducción que se aplicará sobre el tipo impositivo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) pasará del 0,548% al 0,51%, lo que supondrá una rebaja media de unos 25 euros para un recibo de 350 euros.

La propuesta inicial de la Concejalía de Hacienda partía de una reducción del 7% para todas las viviendas y locales comerciales. Esta pérdida de capacidad recaudatoria, puesto que el IBI es uno de los impuestos más importantes para las arcas del Ayuntamiento, se compensaría con un aumento del gravamen en un 10% sobre los inmuebles de uso residencial con mayor valor catastral.

Entre estos inmuebles de mayor valor catastral se incluirían los edificios singulares con valor superior a 35 millones; los comercios de más de 860.000 euros; los centros deportivos de más de 20 millones o a las oficinas de más de dos millones de euros.

Sin embargo, el Pleno del Ayuntamiento ha votado en contra de esta medida con los votos de PP, PSOE y Ciudadanos, que además han requerido al consistorio que rebaje el IBI sobre estos locales con mayor valor catastral en un 2%.

“Esto supondrá una reducción de ingresos para las arcas municipales de unos 46 millones de euros”, explicó el concejal de Hacienda, Carlos Sánchez Mato. El Ayuntamiento se guarda en la manga aún la opción de introducirlo o no en los Presupuestos, que saldrán a la luz en octubre, pero que necesitarán el apoyo, al menos, de uno de los partidos en la oposición ante el Gobierno en minoría de Manuela Carmena.

El Ayuntamiento de Madrid pidió al Gobierno central la revisión de los valores catastrales de las viviendas para ajustarlo en los casos en los que no se haya recogido el descenso de precios de los últimos años.