Información sobre vivienda y economía

Las inmobiliarias de los bancos ahondan sus números rojos: perdieron 3.300 millones en 2015

Autor: Redacción

Las inmobiliarias de las entidades financieras siguen sin notar en sus resultados la mejora del mercado inmobiliario. A pesar de que los precios y las ventas poco a poco van remontando el vuelo, las cuentas de estas compañías siguen profundizando sus pérdidas.

Durante 2015, registraron unos números rojos de 3.266 millones de euros, lo que arroja un incremento del 11% respecto al ejercicio anterior. La razón es que las provisiones, los impuestos y los gastos de gestión de su cartera siguen siendo más elevados que los ingresos que obtienen por la venta de inmuebles.

Y es que, como cada vez gestionan un mayor volumen de activos (el pasado ejercicio aumentaron un 8% sus pisos y suelos en balance), mayores son las dotaciones que deben realizar, mientras que las desinversiones se realizan a precios reducidos que no llegan a cubrir los gastos de gestión y el pago de tributos.

La inmobiliaria que registró las peores cifras durante el pasado ejercicio fue Building Center, en manos de Caixabank, que perdió casi 1.430 millones de euros; es decir, un 11,4% más que en 2014. En su caso, la gestión de activos se ha incrementado en 600 millones en apenas 12 meses, hasta alcanzar un valor total de 7.110 millones de euros.

En términos porcentuales las peor paradas son las dos firmas de Ibercaja (Cerro Mutillo y Cai), que han perdido conjuntamente 203 millones, un 210% más que en 2014. También está en negativo Sabadell Real Estate, propiedad de Sabadell, con unas pérdidas de 452 millones, un 24,3% más, al tiempo que Aliseda (en manos de Popular) ha perdido algo más de 165 millones, un 13% más.

En el caso de Intermobiliaria (de Bankinter), los números rojos se han ampliado un 4,2%, hasta 78,2 millones de euros, mientras que los Altamira (que hasta finales del año pasado pertenecía a Santander) han alcanzado 245 millones de euros, tras ampliarse más de un 110%.

Ahora bien, no todas las compañías han ampliado sus pérdidas en 2015. Anida, que aglutina las viviendas y los terrenos de BBVA, las ha reducido un 22%, hasta situarlas en 658 millones de euros, mientras que la firma de Liberbank (Beyos y Ponga) ha mermado sus números rojos en un 25%, hasta dejarlos en 37 millones.

Los expertos creen que la mejora de la economía y los precios de los activos serán los encargados de borrar las pérdidas de las inmobiliarias, aunque no se espera un cambio de tendencia, al menos, hasta 2017.