Información sobre vivienda y economía

2016, clave para la banca: Moody's estima que el volumen de viviendas adjudicadas bajará por primera vez

Desde que estalló la crisis inmobiliaria los bancos españoles han visto crecer año tras año el número de inmuebles adjudicados. Ante un mercado inmobiliario deprimido, la banca no ha sido capaz de lograr vender más inmuebles de los que se adjudicaba. Sin embargo, la agencia de calificación crediticia Moody’s estima que este año, dado el comportamiento favorable del mercado, el sector financiero logrará reducir la cantidad de adjudicados por primera vez desde 2009

Moody´s espera que el volumen de inmuebles adjudicados, que ha ido en aumentado gradualmente desde 2009, comience a reducirse este año, “aunque a tasas muy modestas”, gracias al comportamiento más favorable del mercado inmobiliario. En 2015 el stock de activos inmobiliarios se incrementó sólo un 1%, lo que demuestra que el ritmo de embargos se ha moderado.  

Lo que de momento no se va a producir es una reversión de la tendencia. Es decir, la agencia de calificación crediticia asegura que la banca todavía no logrará vender más inmuebles de los que se adjudica.  De hecho, subraya en un informe que, aunque el mercado inmobiliario continúa por la senda de la recuperación moderada, “no será suficiente como para impulsar las ventas de las propiedades de los bancos por encima de los embargos”. 

Según cifras que maneja la firma, el volumen de activos adjudicados que arrastra la banca es de unos 110.000 millones de euros a cierre de 2015. En cuanto a préstamos inmobiliarios, la banca cuenta con una exposición de unos 172.000 millones de euros (en construcción más actividades inmobiliarias) a cierre del primer trimestre. En total, la exposición inmobiliaria alcanza casi los 300.000 millones, lo que supone más del 20% del PIB de todo 2015

2012 fue el año de mayor exposición al ladrillo por parte del sector financiero. En términos de inversión crediticia, la exposición era de unos 300.000 millones de euros, mientras que “en términos de propiedades inmobiliarias, era de unos 90.000 millones de euros”, señala Alberto Postigo, Senior Vice President – Credit Officer de Moody’s. 

En cuanto a las hipotecas dudosas, Moody´s espera que sigan disminuyendo de forma gradual. En 2015 el volumen de préstamos dudosos se redujo en 38.000 millones de euros, o lo que equivale al 22% del total desde finales de 2014.  

La firma de rating ha cambiado la perspectiva del sistema bancario de España a estable desde positiva, debido a los retos crecientes para la rentabilidad. “El buen comportamiento de la economía española está ayudando a que los bancos del país mejoren la calidad de sus activos, por años el lastre más importante del sistema bancario” señala Alberto Postigo. “Sin embargo, la rentabilidad del sistema se enfrenta a retos crecientes debido a los tipos de interés persistentemente bajos y al desapalancamiento, factores que están erosionando la capacidad de generar ingresos”.

Según Moody’s, el entorno de bajos tipos de interés, que hasta ahora ha impulsado el crecimiento económico y reducido la carga financiera del altamente endeudado sector privado, se está traduciendo en un factor negativo para la rentabilidad de los bancos al presionar a la baja el margen de intereses – la fuente de ingresos más importante de los bancos españoles, representando más del 50% del total de ingresos en 2015. “La presión negativa sobre el margen de intereses se ve exacerbada por el bajo nivel de actividad bancaria, debido al continuo desapalancamiento del sistema”, señala. 

Como resultado, Moody’s espera que la rentabilidad permanezca estable. “La presión sobre el margen de intereses se verá compensada en gran medida por la reducción en el coste del crédito para los bancos españoles”, explica Postigo.